Ante la peor crisis de credibilidad en lo que va de sexenio, el presidente quiso dar un golpe de timón para tranquilizarnos a nosotros los incrédulos e injustos ciudadanos- anos-anos. El eco (era eso que escucharon con disgusto) retumbó en las recientes paredes blancas de la casa-nido de cierta ave pacívora. Y es que, como ustedes saben, las construcciones recientes tienden a hacer reverberar cualquier sonido, en lo que encuentran sus propios gritos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De este modo, el primer mandatario del país presentó una serie de medidas (acciones ejecutivas, le gusta decir a unos de manera pomposa y chocante… ¡uy que rico!) para prevenir la corrupción y evitar ooootro posible conflicto de interés.

Antes de emprender las transformadoras reformas estructurales hubiéramos empezado por desterrar la corrupción de nuestro sistema político y económico. Como no se movió un dedo al respecto hasta que la nación cayó en cuenta que Grupo Higa se había convertido en el Infonavit del gabinetazo, pues ni modo. Ora hay que hacer como que se hace algo. Ni modo, amiguitos. Esto se trata de capotear el vendaval sin perder la gomina en el copete.

Así, Peña Nieto nombró titular de la Secretaría de la Función Pública a Virgilio Andrade Martínez.

“He solicitado a la Secretaría de la Función Pública que investigue y resuelva si hubo o no conflicto de interés en las obras públicas o contratos otorgados por dependencias federales a las empresas que celebraron compraventas de inmuebles con mi esposa, con el titular de Hacienda y con un servidor”, dijo Peña Nieto durante su mensaje.

-Te instruyo para que me investigues. Pero cuidadito y te pases de cabrón. Casi podría jurar que así dijo don Epeene a Virgilio Andrade. Y desde mañana el pequeño ex consejero electoral se encontrará entre la espada gubernamental y la pared que representa la sorna popular.

Al rato nos enteraremos que no hubo conflicto de interés. Que “el presidente no otorga contratos, ni adjudica compras ni obras y que tampoco participa en el comité de adquisiciones”, como bien dijo desde ayer el inquilino de Los Pinos.

Y la Secretaría de la Función Pública cumplirá una vez más con su noble propósito de derrumbar estas escasas esperanzas mías (y tuyas, si así lo deseas, estimado lector) de ver caer el peso de la justicia sobre alguno de nuestros desalmados villanos de la política.

Al fin que Virgilio Andrade Palacios, padre del nuevo secretario, ni se dedica a defender a priistas impresentables como Carlos Romero Deschamps, a quien tal vez recuerden en su papelón de líder enquistado en el sindicato de petrolero. Así sí vamos a garantizar la transparencia. Segurito que sí.

Si no me creen, ahí les encargo que me compren para el día del niño un BMW como el que lució don Raulito, alguna vez conocido como El Hermano Incómodo y que llegó a pisar las mazmorras mexicanas por una -¡vaya usted a creer!- acusación desaforada de haberse enriquecido de manera ilícita en el sexenio de Carlos Salinas. Por cierto, Virgilio Andrade Martínez fue asesor de… esperen… de la segunda esposa del expresidente de las orejas grandes.

Nuestros políticos no podrán erradicar la corrupción y los conflictos de intereses por una sencilla razón equivalente a un oxímoron: Ellos nacen, se reproducen y se nutren de la corrupción.

#YaSeQueNoAplauden (añadir Ojos suspicaces)

El Super Tazón de Masa

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Del PAN no quedarán ni las migajas para cuando acabe este sexenio. Resulta que don Gustavo Madero está más interesado en pelearse con la oposición interna que en combatir con fuerza y claridad los excesos del gobierno federal.

Como si se tratara de un tackle defensivo, Madero Muñoz emprendió contra el escualiducho Ernestro Cordero por haberse largado al Super Tazón y dejar botado el inicio del período de sesiones en el Congreso. Dicen los que saben que de puro milagro no le tumbó los dientes con esa acometida.

Todavía sacudiéndose el polvo, la oveja negra del PAN reviró al que lleva un tronco por apellido, mediante los micrófonos de la prensa del Senado: “Su estructura emocional (de Madero) no me toca juzgarla. Yo lo único que les puedo decir es que nosotros estamos trabajando. El país se está metiendo en problemas en todos los frentes y necesita una oposición desde el Congreso que señale esas omisiones, que actúe con responsabilidad y que sea un contrapeso a un poder ejectuvo que ha perdido la brújula”.

Primero y falta un resto por avanzar…

Ángel Gallegos ( @gallegoso )

Gallegoso***NOTA DEL EDITOR: Ángel Gallegos es periodista, egresado de la UNAM. Actualmente es colaborador de portales noticiosos en Internet y desconfía de todo y de todos.