Marcelo Ebrard renunció al PRD de manera irrevocable. La ruptura ha sido larga y finalmente el líder de la corriente Movimiento Progresista decidió separarse del partido del Sol Azteca.

EBRARD SOLICITA A CNDH GARANTIZAR DEBIDO PROCESO EN CASO LÍNEA

Mediante una carta dirigida al presidente del CEN del PRD, Carlos Navarrete, Ebrard Casaubon criticó el progresivo acercamiento de la dirigencia del partido con Enrique Peña Nieto. Esta postura, señala, “es incompatible con los objetivos y deberes políticos de la izquierda mexicana”.

El ex jefe de gobierno se va como en su momento se fue también Andrés Manuel López Obrador, Cuauhtémoc Cárdenas o Alejandro Encinas.

En su misiva destacó que es imposible continuar dando una batalla interna cuando el partido acepta el veto de Miguel Ángel Mancera en contra de su participación. Y es que múltiples cuadros del partido han señalado al actual jefe de Gobierno como la mano que mece la cuna en el reparto de candidaturas, aunque Mancera lo ha negado en reiteradas ocasiones.

“No me voy para buscar fuero porque no lo necesito y ya no existe. No me voy por un arrebato. Esta decisión es fruto de una serena reflexión. Yo mantengo la misma posición que defendí estos años: debemos derrotar todos juntos al PRI en las elecciones de este año y en las del 2018 para que el país tenga, por fin, un gobierno progresista que abra nuevas realidades y esperanzas para México”, concluyó Ebrard.