El aceite de oliva es uno de los que más vitaminas aportan para el cuerpo humano. ¿ cuál es el más indicado para tú dieta?

La diferencia en las modalidades del aceite de oliva radica en la forma que las aceitunas son procesadas, de este modo el aceite va adquiriendo diferentes propiedades como más o menos acidez, sabor, aroma, y resistencia a ser cocinado.

El aceite de oliva se puede consumir bajo cuatro formas o modalidades:

  1. Aceite de oliva extra virgen:

Este aceite es considerado como el de “mayor calidad” debido a que inmediatamente de la obtención de la aceituna ésta se somete a una presión en frío, además de que su nivel de acidez es muy bajo con un 0.6%.

Esta modalidad del aceite de oliva conserva un gran aroma y sabor, siendo ideal para ensaladas o aderezar platillos.

  1. Aceite de oliva virgen:

Esta modalidad tiene una acidez de 2%, misma que lo hace conservar sabor y le da resistencia a altas temperaturas, siendo ideal para cocinar con altas temperaturas, cocer alimentos o utilizarse en alimentos a la parrilla.

  1. Aceite de oliva (“puro”):

Esta modalidad se caracteriza por tener sabor y fragancia, ya que es una mezcla de aceite de oliva refinado y aceite de oliva extra virgen. Su acidez de 3.3% hace que al cocinar la comida en altas temperaturas crezca su sabor, por eso es ideal para alimentos asados o a la parrilla.

  1. Aceite de oliva orujo:

Este aceite es aquel que se extrae directamente del hueso de la aceituna bajo diferentes procesos según la compañía o persona que lo extraiga, su sabor es diferente debido a que no se somete a una presión para extraer el aceite  y no cuenta con un proceso de refinamiento. Este aceite regularmente se utiliza para aderezar algunos alimentos debido a que su calidad suele ser inferior en algunos casos.

Ahora que conoces qué tipos de aceite de oliva puedes consumir y para qué adaptarlos, tiene que decidir cuál es tu tipo.

Viridiana García Márquez