La fibra es un nutriente que mantiene sano a nuestro sistema digestivo gracias a los múltiples nutrientes que ésta contiene y que desempeñan sus funciones en dicho sistema. Formalmente, la fibra es un hidrato de carbono, mismo que no puede digerirse por algunas enzimas digestivas como todos los alimentos, pero sí puede ser absorbido a lo largo de las paredes del sistema digestivo facilitando el trayecto de varios alimentos que ahí se encuentran.

Primordialmente, existen dos tipos de fibra: la fibra soluble y la fibra insoluble. Parecería que la única diferencia es la solubilidad en el agua, pero la capacidad de ser solubles o insolubles transforma por completo los nutrientes de los alimentos que se encuentran en cada categoría.

La fibra insoluble se encuentra en los cereales y sus derivados, pero en sus especies y tipos integrales, como pan, pasta o cereales. Aunque no es capaz de solubilizarse en agua, esta fibra es capaz de retener una cierta cantidad de agua haciendo que incremente su volumen. Los beneficios de esta fibra son gracias a que la flora intestinal del colon no la ataca, permitiendo un aumento de movilidad intestinal ayudando a prevenir trastornos digestivos como el estreñimiento.

Por otro lado, la fibra soluble es la que se encuentra en alimentos como legumbres, frutas, verduras, cebada y avena. Al entrar en contacto con el agua, esta fibra forma un elemento con una consistencia similar a un gel, de este modo aumenta su volumen y capacidad para transitar por el intestino, esto favorecerá a la salud en la medida que se reduce el tiempo de dicho tránsito intestinal. Este tipo de fibra sí es atacada por a flora del colon, lo que puede provocar gases y ácidos grasos de fácil absorción que terminan por ser un generador de energía.

Si quieres mantener en equilibrio de fibra en tu dienta, es recomendable una ingesta diaria de ambas fibras. La ingesta debe ser de aproximadamente 25 gramos de fibra insoluble, 5 raciones de frutas y verduras y una pequeña ración de cereales integrales al día. O si lo prefieres, puede mantener seguro tu consumo de fibra revisando que en cada comida que hagas exista un producto rico en fibra.

Viridiana García Márquez