Se robaron nuevamente material radioactivo en el país. Pareciera que los mexicanos estamos empecinados en vivir al amparo de la virgencita y dejar las previsiones para los afeminados y los débiles.

No aprendemos de nuestros errores y, lamentablemente, nuestra negligencia siempre tiene alto costo. Es costumbre que nuestros yerros recaigan en los más vulnerables, los más pobres, los más desamparados.

Foto: Especial

El día de la explosión en el hospital Materno Infantil de Cuajimalpa escribí con pesar que el rostro de nuestras tragedias siempre tienen cara familiar: descuido, corrupción y negligencia. Y es que al perecer no necesitamos de atentados terroristas para dar vida a nuestras peores pesadillas.

Afortunadamente, siempre tendremos cerca también una mano amiga y unos brazos dispuestos a ayudarnos en los momentos más difíciles.

Ya sé que no aplauden

El presidente no entiende que no entiende, parafraseando al semanario The Economist. Y los mexicanos hacemos como que nos vale dos kilómetros de Pulparindo, que los gobiernos emanados de cualquier partido político desvíen recursos públicos un día sí y el otro también. Pero si el dirigente de una nación tiene que solicitar el aplauso de sus gobernados y la palmada de la prensa es que en realidad demuestra no sólo que no entiende sino que está más allá de la realidad. Se encuentra fuera de ella.

Foto: Especial

Al concluir la presentación de las nuevas reglas de transparencia para combatir la corrupción, Enrique Peña Nieto recriminó a los asistentes la falta de apoyo moral. ¡Carajo! No es que el señor licenciado ande haciendo gracias como para reconocerle sus virtudes.

El problema es que, como siempre se han rodeado de fieles y aduladores, no entienden el tamaño del descontento de la gente.

Háganle caso a Marceloooo

El que está haciendo ruido por todos lados es ese personaje considerado alguna vez el mejor alcalde del mundo mundial. Marcelo Ebrard tuvo que hacer malabares y actos dignos del propio Houdini para aparecerse en la Cámara de Diputados y jugarle al wedding crasher durante la reunión de la comisión investigadora de la Línea 12 del Metro.

Y es que ante los resolutivos del informe que señalan a Ebrard Casaubon y a su exsecretario de finanzas, Mario Delgado, como los responsables del fracaso de la Línea Dorada, con el consiguiente desfalco al erario, el ex jefe de gobierno puso a disposición de las autoridades los 400 millones de fotocopias del expediente que mantuvo guardado durante meses.

El coordinador de la bancada del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio-ne Fabio Beltrones dijo que en todas las comisiones se ha escuchado, con orden, a todos los interesados.

Entonces lo que no les gustó a los priistas es eso de andar con megáfono en mano pidiendo derecho de audiencia. ¿Quéseso? Así no. Nonono. Ordenaditos todos y se les atenderá.

Mientras, el vicecoordinador de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía corre despavorido por los pasillos de cuanta red social se encuentra gritando que a Marcelo lo han hecho presa de un tribunal inquisitorial. Segurito Marco Antonio Calzada, presidente de la comisión investigadora de la Línea 12, ya se está probando el disfraz de Torquemada.

Al PRD, roto como es su costumbre, le ha dado por cobijar y descobijar al ex alcalde dorado. La esquizofrenia partidaria no le permite entender que la derrota de Marcelo representará una victoria para el tricolor en la capital del país.

Foto: Especial

El martes, Ebrard acudió nuevamente a la Cámara de Diputados. Quiso hacerse escuchar. Le negaron nuevamente el privilegio. “Yo vengo en calidad de ciudadano y no dependo de lo que él disponga”, respondió de golpe cuando le preguntaron si había tenido algún acercamiento con Beltrones.

Ayer, el ex jefe de gobierno acudió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para presentar una queja en contra de los diputados por haber violado su derecho de audiencia. En su escrito, dejó patente su preocupación: “desde el más alto nivel” quieren afectarlo políticamente.

Sin embargo, Ebrard tendrá su audiencia con la comisión investigadora el próximo viernes. Esperemos que con tanto ruido que ha hecho de verdad conlleve una idéntica cantidad de nueces. Que la información que Marcelo proporcione dirija, si no a enderezar esos torcidos rieles, al menos a (re)conocer a los verdaderos responsables de este embrollo.

Una pronta respuesta ameritaría que su servidor se fuera de rodillas de Mixcoac a Tláhuac con tal de que tengamos pronto un metro rápido y eficiente.

¡Tururú!

Ángel Gallegos ( @gallegoso )

Gallegoso***NOTA DEL EDITOR: Ángel Gallegos es periodista, egresado de la UNAM. Actualmente es colaborador de portales noticiosos en Internet y desconfía de todo y de todos.