La venta de litros incompletos de gasolina se pagará con cárcel. La Comisión de Justicia del Senado aprobó un dictamen para la nueva ley contra el robo hidrocarburos.

De acuerdo a las modificaciones, propuestas por el senador Omar Fayad, las penas podrían alcanzar hasta 35 años de cárcel para quienes enajenen o suministren gasolina, diesel o gas LP y -con conocimiento- entreguen al consumidor una cantidad menor a las que aparecen en los registros de medición.

“Con esta nueva ley no se seguirán burlando los delincuentes que son incluso detenidos en flagrancia, porque los instrumentos legales y la ley como está actualmente no lo consideraba un delito grave”, justificó el senador priísta.

Las sanciones podrían agravarse en caso de tratarse de crimen organizado, o si con la alteración de pone en peligro la vida de las personas.

El dictamen fue aprobado por unanimidad y podría aprobarse por el pleno del Senado el próximo martes.

Redacción

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.