Toda clase de semillas han estado presentes en la alimentación humana, pero pocos la incluyen de una manera regular y bien establecida en su dieta diaria a pesar de sus múltiples propiedades. Recientemente se ha hecho énfasis en la ingesta en toda clase de semillas, algunas jamás conocidas o incluso impensables, pero ¿por qué tanto interés en mantener una dieta que incluya semillas?.

Las semillas son una fuente rica en vitaminas, minerales, fibra, proteína, antioxidantes y ácidos grasos como el omega 3; tienen propiedades energéticas y mantienen una alimentación equilibrada gracias a que sus aceites, proteínas y almidón hacen una especie de regulación en nuestra química sanguínea. Además de estas propiedades, cada semilla tiene propiedades particulares que agregan más valor a su ingesta.

Si quieres saber un poco sobre las propiedades de las semillas, a continuación enlistamos cinco de ellas que exaltan sus beneficios para el ser humano.

  1. Semilla de chía

Contiene una riqueza de nutrientes que van desde seis veces más calcio que la leche hasta siete veces más vitamina C que la naranja. Es una semilla libre gluten que reduce el dolor en las articulaciones, reduce las afecciones del corazón y regula los niveles de azúcar en la sangre.

  1. Semilla de granada

Rica en antioxidantes, esta semilla tiene la capacidad de bombear oxígeno en la sangre, reducir el riesgo de desarrollar células cancerígenas y enfermedades del corazón. Previene la formación de coágulos en la sangre y el endurecimiento de grasa en las paredes de nuestras arterias.

  1. Semilla de calabaza

Es una gran fuente de proteína, previene la formación de cálculos renales y es un limpiador del sistema gastrointestinal gracias a que elimina a todos los parásitos que ahí se encuentren. Además, contiene L-triptófano, un químico cerebral que evita la depresión.

  1. Semilla de girasol

Con un gran nivel de magnesio, esta semilla, disminuye la presión arterial, previene la migraña y reduce el riesgo en episodios de asma, ataques cardiacos y derrame cerebral. Fortalece las células del cerebro y el sistema inmune, reduce los niveles de colesterol en la sangre y el riesgo de formar células cancerígenas.

  1. Semilla de cáñamo

Fuente de aminoácidos y de proteína, ayudan a mantener los niveles de salud en equilibrio siendo un gran protector del sistema inmune y tratando las deficiencias nutricionales de cualquier tipo, desde deficiencias leves hasta deficiencias nutricionales causadas por la tuberculosis.

Ahora que conoces algunas semillas y sus propiedades, debes tomar en cuenta la importancia de su ingesta en tu dieta diaria. Puedes consumirla en diferentes modalidades: enteras, molidas, germinadas o en aceite sin que éstas pierdan sus propiedades y tú incrementes tu salud.

Viridiana García Márquez