CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (23 de marzo de 2018).- El aspirante presidencial de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, reiteró en revisar el proyecto de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Esto luego que el tabasqueño calificó la obra de “faraónica y costosísima” para la cual serán destinados más de 250 mil millones de pesos.

“Ser cómplice de corrupción, eso nunca, jamás. Yo les diría, para que quede más claro, que no lucho por cargos, no lucho por puestos. Yo lucho por ideales, por principios. No establezco relaciones de complicidad con nadie. No para llegar a ser presidente voy a ser alcahuete, cómplice, de corrupción. Prefiero no ser presidente”, expresó el candidato.

Y es que el político sostuvo que está por resolverse el problema de saturación del actual Aeropuerto Internacional “Benito Juárez” de la Ciudad de México, gracias a la adaptación de la base aérea de Santa Lucía, lo que únicamente implicaría un gasto de 50 mil millones de pesos.

Asimismo, López Obrador negó que el terreno de construcción represente un problema, y que aún se puede detener la obra y dirigirla, así como los compromisos adquiridos, a los trabajos de las dos pistas de Santa Lucía. Ello sería a través de un acuerdo con las compañías responsables.

Por ello y en el marco del 29 Congreso Mexicano de la Industria de la Construcción con el tema “México Competitivo: Infraestructura Sostenible 2030”, que se llevó a cabo en un hotel de Guadalajara; el aspirante convocó a los empresarios de la construcción a poner un grupo de técnicos para analizar con seriedad las razones para cancelar o no la construcción del Nuevo Aeropuerto.

“Hagámoslo desde hoy. No generemos incertidumbre a partir del primero de diciembre y lo que se deba mejorar técnicamente que se mejore”, contestó ante la propuesta Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Mientras que Javier Jiménez Espriú ironizó con que, de seguir con la construcción del Nuevo Aeropuerto como plantea el actual gobierno, sería el único aeropuerto al que habría que llegar en avión por lo retirado que está de la Ciudad de México.

Con información de Ángel Gallegos