El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Paris, Francia-. (Enero,09,2015)-. Casi 60 horas ha durado el mayor desafío terrorista en suelo francés en el último medio siglo. La policía gala ha puesto fin a la caza de los hermanos Kouachi, identificados como los autores del atentado contra la revista Charlie Hebdo, en la localidad de Dammartin-en-Goele, a 40 kilómetros de París. Allí, en la imprenta donde se habían atrincherado han muerto abatidos a tiros.

El asalto ha comenzado a las 17.00 de la tarde, cuando se han escuchado los primeros disparos y explosiones. Durante las ocho horas que ha durado el cerco policial la prioridad había sido establecer contacto con los sospechosos para llegar a una resolución pacífica. Pero no ha sido posible. Un policía ha resultado herido en la operación y un trabajador que se encontraba en las instalaciones, al parecer escondido de los terroristas, ha sido liberado sano y salvo.

Las autoridades habían desplegado un espectacular dispositivo policial en Dammartin-en-Goele, una localidad de 8.000 habitantes. Allí los vecinos han permanecidos encerrados en sus casas y puestos de trabajo durante todo el día, mientras que todas las escuelas cercanas eran evacuadas. Además, aviación civil ordenó el cierre de dos pistas del aeropuerto internacional de Roissy-Charles de Gaulle, situado a tan solo 15 kilómetros de la zona del operativo.

El presidente francés, François Hollande, así como el primer ministro, Manuel Valls, han seguido durante algunas horas la operación en la sede del Ministerio del Interior. En total, el Gobierno ha movilizado a 88.150 miembros de las fuerzas de seguridad en el plan Vigipirate contra el terrorismo, incluyendo más de 1.000 militares.

Búsqueda infructuosa en Picardía

Los hermanos Kouachi se habían dado a la fuga el pasado miércoles, tras acribillar a tiros a doce personas en la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo, un estandarte de la libertad de expresión que estaba amenazado por publicar las viñetas de Mahoma.

La primera pista sobre el paradero de los terroristas saltó el jueves a mediodía, cuando Chérif, de 34 años, y Said, de 32, fueron vistos en una gasolinera de Villiers-Cotteret, a 80 kilómetros de París. Las autoridades pusieron en marcha una operación de búsqueda en la región de Picardía, donde se decretó la máxima alerta, que ya regía en París.

Fuerzas especiales de la policía peinaron la zona, rastreando casa por casa en Crépy-en-Valois, Corcy y Longpont, entre otros. Pero los sospechosos lograron escapar y desplazaron la búsqueda a una zona boscosa entre los departamentos de Aisne y Oise. Durante toda la noche los helicópteros sobrevolaron la zona, sin éxito.

Ha sido a las 09.00 de la mañana cuando el foco se ha trasladado a Dammartin-en-Goele, en el departamento de Sena y Marne. Los hermanos Kouachi habían robado minutos antes un vehículo, un Peugeot 206, a una mujer en la localidad de Montagny-Sainte-Félicité, en el departamento de Oise, situado más al norte. La propietaria del coche dio la voz de alarma y los identificó como los hombres buscados por la masacre en el semanario.

En su huida hacia París por la carretera nacional 2, se encontraron con un control policial. En ese momento se produjo un tiroteo. Abandonaron el coche y buscaron refugio en una imprenta de Dammartin, dondeese atrincheraron.

Bien entrenados y armados

Mientras la policía trataba de establecer contacto con ellos, un hombre, identificado como Ahmed Coulibaly, sembraba el pánico en París al secuestrar una tienda de comestibles judía. Coulibaly afirmó estar coordinado con los Kouachi, con quienes había coincidido en una conocida red yihadista. De hecho, exigió la liberación de los hermanos yihadistas para poner fin a su asalto. Pero la policía se adelantó y en una operación simultánea en ambos escenario abatió a los tres criminales.

Los Kouachi recibieron a la policía a tiros, armados con sus fusiles kaláshnikovs y los agentes los “neutralizaron inmediatamente”.  Antes de morir Chérif aseguró al canal de televisión BFMTV haber sido enviado y financiado por Al Qaeda en la Península Arábiga, la filial del grupo en Yemen. En este país su hermano Said recibió entrenamiento en 2011, según fuentes de inteligencia estadounidenses y yemeníes.

Las autoridades han dado por seguro que los hermanos Kouachi son los responsables del peor atentado en Francia en los últimos 50 años. Un ataque a la libertad de prensa y a los sagrados valores de la República que han enmudecido a toda Europa. Pero los principales líderes del Viejo Continente -entre ellos Angela Merkel, David Cameron y Mariano Rajoy- responderán al desafío con su presencia en una masiva manifestación convocada este domingo en París.

En un discurso a la nación tras el fin de la operación antiterrorista, Hollande ha llamado a todos los franceses a participar en la marcha y a ser “implacables con el racismo y el antisemitismo” porque, ha defendido, “estos fanáticos nada tienen que ver con el Islam”. Y ha reconocido que aunque esta pesadilla haya terminado “Francia no ha acabado aún con las amenazas que la tienen por objetivo”.

RTVE

En Twitter 

https://twitter.com/AFPphoto/status/553590459688570880/photo/1

Redacción