Como regalo de la Navidad, los priistas quieren demostrarnos que sí se puede Mover a México. Tal vez no a todos los jodidos peones malolientes que se apelmazan en el metro, pero sí a los mexicanos de buen corazón.

Desde Oaxaca, el prócer legislativo Heliodoro Díaz Escárraga (es Escárraga no Azcárraga. No se confunda, estimado lector) tuvo a bien regalarle un Porsche Cayman a su vástago Heliodoro Carlos Antonio Díaz Aguirre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los Heliodoros forman parte de la realeza mexicana. El padre es Conde de la zona sur del Infonavit y tiene un sueldo mensual de 139 mil pesos. Coordinador regional, le llaman los burócratas. No se si les sirva de referencia, pero también fue coordinador de campaña del licenciado Enrique Peña.

El hijo es subdirector jurídico corporativo de Liconsa y percibe un salario bruto superior a los 95 mil pesos mensuales.

Destaca que se trate de dos instituciones que deben su creación al propósito de ayudar a las personas más vulnerables en un país tan desigual como lo es México. Pero a funcionarios manirrotos y fantoches como Heliodoro Díaz y Héctor Pablo Ramírez

La Mala Leche de Nuestros Políticos poco pueden importarle estas desafortunadas condiciones personales de algunos -millones- de mexicanos. No porque hayan muchos pobres todos tenemos que ser pobres. No. Ni que el Estado no pudiera corregir eso.

Liconsa es una empresa de participación estatal mayoritaria que “trabaja con el noble propósito de mejorar los niveles de nutrición de millones de mexicanos”, según consta en su página web.

Por su parte, el Infonavit tiene la visión de contribuir al progreso de México siendo una “institución que acompañe al trabajador durante toda su vida laboral” ofreciéndole alternativas de financiamiento. Por si usted lo duda, ofrecen créditos para vivienda, no para autos.

 ¿Toda nuestra vida laboral vamos a tener de “compañía” a este tipo de sanguijuelas? De ser así, prefería destruir a estas carcomidas instituciones para volverlas a hacer desde el primer ladrillo. Pero la culpa no es de la paraestatal. La culpa es del que hizo coordinador regional al fulano ventajoso.

Por cierto, tanto en las oficinas de apoyo como en las delegaciones regionales no se cuenta con vacantes. “A quienes estén interesados en ocupar alguna vacante, le recomendamos visitar esta sección de forma periódica o mandarnos su currículum vitae por correo electrónico, a la cuenta reclutamiento@infonavit.org.mx“, señala el propio sitio web del Infonavit.

Manden ahora su currículum. Con suerte y en un par de años también puedan estrenar un vehículo de más de un millón y medio de pesos.

¿Y qué si todo se trató de una estúpida broma, como aseguró el protagonista, y que el coche nunca existió? Pues que poca… prudencia del funcionario. El horno no está para ese tipo de bollos.

Y si el regalito en verdad existe, no hay problema. Ahora sabemos que la justicia no alcanza a aquellos que se desplazan de cero a 100 km/h en 5 segundos.

México puede ser un país muy generoso, si te encuentras en el lado correcto del tablero político. Piensenlo la próxima vez que haya elecciones, es decir en poco más de medio año.

Así como una golondrina no hace verano, un Porsche NO moverá a México. Ya ni la hagan de tos.

Las citas comodonas

1.- Al lanzar el programa Prosperidad para Todos, el priísta César Camacho se engalanó (es un decir) con una cita de Confucio: “Aquél que procura asegurar el bienestar ajeno, ya tiene asegurado el propio”. Hoy sabemos que muchos de ellos tienen más que asegurado su bienestar.

Que hábiles resultaron. Yo también quiero procurarles el bienestar, mis estimados lectores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2.- “Mucha gente siente que el Estado la abandona mientras salva a banqueros culpables (y a políticos ventajosos, añadiría) y los recompensa con escandalosos ‘golden parachutes'”, escribió alguna vez el periodista Ignacio Ramonet.

Ángel Gallegos ( @gallegoso )