Ciudad de México , México (17 enero 2021).- El exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, afirmó que las acusaciones por narcotráfico que le fincaron autoridades de Estados Unidos –a través de la DEA-rayan en la “estupidez”, además de que son “fantasiosas, falsas y ridículas”.

Así quedó asentado en las declaraciones ministeriales que realizó el 9 de enero de 2021 ante la Fiscalía General de la República (FGR), institución que determinó exculparlo de cualquier supuesto nexo con la delincuencia organizada.

Agentes estadunidenses detuvieron a Cienfuegos en octubre 2020 en Los Ángeles, California, aunque posteriormente retiraron los cargos en su contra y lo repatriaron para que autoridades mexicanas lo investigaran por las imputaciones de que protegía al grupo criminal de Juan Patrón Sánchez, El H2, líder del cártel de los Beltrán Leyva en Nayarit.

En su declaración en la FGR, Cienfuegos sostuvo que es “totalmente inocente” y que son calumnias los 22 mensajes enviados por un supuesto usuario identificado como Padrino con los que EU busca vincularlo con el narcotráfico, y de los cuales se desligó.

“Las calumnias en mi contra van más allá de mi persona y de mi familia, van contra las instituciones armadas del país y contra el Estado Mexicano”, puntualizó.

Añadió que es todavía “más ridículo que los especialistas (de la DEA) hayan dado crédito a que efectivamente tales mensajes habían sido míos”.

El divisionario destacó: “De la existencia de varios mensajes del día 4 de enero de 2017 de un supuesto autor con el nombre de usuario (Padrino), en uno de ellos se advierte una burda maniobra para que entregue 10 millones de pesos, dado que el motivo que expresa raya en la estupidez, como el hecho de que se va a llevar a cabo un “golpe de estado” para deponer al presidente de la República.

“Incluso hace mención de un levantamiento en armas y hasta una revolución, francamente ridículo y más ridículo que los especialistas (de la DEA) hayan dado crédito a que efectivamente tales mensajes habían sido míos”, indicó el ex secretario de la Defensa.

Resaltó que la información contenida en la carpeta de investigación de la FGR se abrió con supuestas evidencias de la investigación estadunidense que resulta  incongruente, insuficiente, imprecisa e incomprensible, precisamente porque Estados Unidos no tiene una sola prueba real en su contra.

De ahí que quienes ordenaron la investigación no la presentaron con argumentos sólidos por falta de evidencia o de capacidad.

El general manifestó que jamás ha recibido un sólo centavo proveniente de ningún tipo de actividad ilícita, que nadie le ha ofrecido sobornos o dádivas y que no tiene otras remuneraciones más que las que la nación le otorga, por lo que no tiene empresas ni es inversionista en algún negocio.

Ignacio Alzaga (@alzagareporter)