Cd. de México, México (09 septiembre 2020).- El Cártel de Jalisco Nueva Generación trasladó su guerra contra el Cártel de Sinaloa a Ciudad de México, donde han sido ejecutados dos operadores de esta organización criminal entre junio y agosto, según reportes de inteligencia del gabinete de seguridad del gobierno capitalino.

Autoridades de la Fiscalía General de Justicia capitalina y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana revelaron que el Cártel de Jalisco Nueva Generación cometió los homicidios como parte de la violenta oleada para obtener el control de las actividades de narcotráfico en Ciudad de México.

Ambos crímenes contra integrantes de la facción del capo Ismael “El Mayo” Zambada fueron perpetrados con el mismo “modus operandi”, pues los sicarios esperaban a sus víctimas en los lugares donde residían: una en el departamento que rentaba a un costado de instalaciones antisecuestros de la Fiscalía General de la República sobre avenida Reforma, colonia Guerrero, y otra en la habitación del Hotel Presidente Intercontinental Santa Fe.

La madrugada del 28 de agosto Víctor Manuel Padilla Murillo, “El Chatarrero”, miembro del Cártel de Sinaloa vinculado a “El Mayo”, regresó con su escolta a su departamento del quinto piso de un edificio en la colonia Guerrero, donde fue acribillado en cuanto se abrieron las puertas del elevador.

Foto: Ignacio Alzaga

El inmueble tiene accesos sobre Reforma y Lerdo número 18; frente a esta calle se realizaron pintas en una cortina metálica con las siglas “CJNG” y el nombre “Mencho” días antes del asesinato, lo que según los investigadores era una amenaza que la víctima no tomó en cuenta.

La indagatoria señala que su guardia de seguridad intentó repeler la agresión, pero el arma que traía, una escuadra calibre .380, se encasquilló y los agresores huyeron.

Videocámaras de seguridad captaron el instante en que escapa uno de los sicarios en una camioneta Honda color blanco,  matrícula MYC-5761, la cual abandonó en Bolívar y Fray Servando, colonia Obrera.

Padilla Murillo fungió como uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa en el trasiego de droga hacia Estados Unidos y había logrado sobrevivir a dos atentados en Baja California en 2019.

Otro crimen atribuido al Cártel de Jalisco Nueva Generación  ocurrió el 11 de junio cuando Juan Antonio Valenzuela Ortiz,  de 21 años, fue asesinado a tiros en el piso 13 del Hotel Presidente Intercontinental frente a la habitación 3304, en la colonia La Rosita, alcaldía Cuajimalpa.

Se registró con el nombre falso de Raymundo Moreno y de acuerdo con las investigaciones era familiar de Luis Gabriel Valenzuela o Grimaldi Paredes, jefe de una célula bajo el mando de la facción de “El Mayo” Zambada, abatido en 2018.

Foto: Ignacio Alzaga

La Fiscalía capitalina confirmó que Valenzuela Ortiz estaba hospedado desde el 31 de mayo pasado y su reservación vencía el 15 de junio, señala la carpeta de investigación CI-FICUJ/CJ-1/UI-1SD/0072/06-2020.

Los investigadores señalaron que esta ejecución también apunta a sicarios del Cártel de Jalisco Nueva Generación que no sólo intentan eliminar rivales del Cártel de Sinaloa en Ciudad de México, sino que abrieron un frente para combatir a la Unión de Tepito y perpetraron el atentado contra el titular de la policía capitalina, Omar García Harfuch, el 26 de junio pasado.

Ignacio Alzaga