Ciudad de México, México (3 de marzo de 2020).- Personal del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México, atendieron el reporte recibido a través del número de emergencias 911, de un recién nacido que se encontraba atorado en las paredes de un domicilio en Iztacalco.

En la calle Plutarco Elías Calles, Colonia Santiago Norte, donde escucharon el llanto de un bebé, por lo que evaluaron la situación para poder extraerlo sin causarle algún daño físico.

Desde la azotea, los efectivos pudieron ver al recién nacido a una profundidad aproximada de tres metros, además observaron varias manchas hemáticas en los ladrillos, por lo que decidieron romper la pared de uno de los domicilios para tener acceso, sacarlo y ponerlo en un lugar seguro.

Una vez que realizaron el rescate, el diagnóstico fue bradicardia, ya que presentaba un descenso de la frecuencia cardíaca normal para un recién nacido, por lo que Eloísa Herrera, una paramédica del Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México decidió alimentar a la niña.

Eloísa expresó que es una situación muy triste y no le gustaría volver a estar en un escenario igual, pero por otro lado, esta contenta de “haber puesto un granito de arena para que su condición médica mejorara”, pues detalló que cuando la rescataron se encontraba policontundida, con hipotermia y una bradicardia.

La menor, aún con vida, fue trasladada a un hospital pediátrico de la alcaldía, para su atención médica inmediata.

Con información de Angel Gallegos