Ciudad de México, México (21 de febrero de 209).- Los días mártes y miércoles de la semana pasada, un fenómeno climático extremo conocido como “río atmosférico” golpeó la región californiana de Bay Aerea.

Esto desencadenó un sistema de tormentas que afectó la zona con rachas de viento, fuertes lluvias e inundaciones. Algunas regiones de San Francisco y Oakland quedaron inundadas con hasta dos pulgadas de agua, dejando un saldo de seis personas muertas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos evalúa la posibilidad de un nuevo río atmosférico, una megatormenta que podría generar crisis en la zona.

La posible megatormenta ha sido bautizada por los científicos como ARk, acrónimo en inglés de “Atmospheric River 1000“.

De concretarse la tormenta ARk, los especialistas apuntan que la lluvia se prolongaría durante semanas, ocasionando inundaciones en el Valle Central de California que harían inaccesible la región.

La tormenta ARk provocaría que los condados de Orange, Los Ángeles y San Diego y la bahía de San Francisco queden bajo el agua, además traería consigo vientos de hasta 125 millas por hora que podría provocar deslaves, afectando las vías de comunicación así como viviendas.

Con información de Agencias