Ciudad de México, México (8 de noviembre de 2018).- La senadora Olga Sánchez Cordero y el senador Ricardo Monreal presentaron el proyecto de decreto por el que se expide la Ley General para la Regulación y Control de Cannabis.

La iniciativa se presenta bajo el principio de que “… la Constitución no debería imponer un ideal de excelencia humana, sino permitir que cada individuo elija su propio plan de vida y adopte el modelo de virtud personal que considere válido, en tanto no afecte a los demás. El Estado tiene dos obligaciones: por un lado respetar la autonomía de las personas y por el otro, la de evitar que dicha autonomía afecte a los demás”,

El proyecto de Ley para la regulación de la marihuana propone respetar la autonomía de las personas; proteger la salud de las personas frente a un producto psicoactivo; minimizar la alteración de potencias de componentes del cannabis con efectos inciertos; promover la información basada en evidencia sobre etiquetado y condiciones de consumo; proteger de riesgos a la población vulnerable, es decir, niños y jóvenes; establecer la venta de cannabis como un servicio socialmente responsable; y facilitar programas de rehabilitación y tratamiento para todo aquel que lo solicite.

Los legisladores argumentaron que se trata de equilibrar el enfoque de salud pública con el interés del comercio; por ello, se propone impulsar es el modelo de regulación legal estricta; es decir, el punto medio entre prohibición absoluta y el libre mercado.

Se plantea la creación del Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis, órgano descentralizado encargado de regular, reglamentar, monitorear, sancionar, y evaluar el sistema de regulación del cannabis.

Queda permitido sembrar, cultivar, cosechar, aprovechar, preparar y transformar hasta veinte plantas de Cannabis en floración destinadas para consumo personal en propiedad privada, con sus respectivas limitantes.

Indica que una persona tiene derecho a portar hasta treinta gramos de cannabis. Las personas que requieran portar más de treinta gramos tendrán que solicitar un permiso al Instituto de Regulación.

Habrá cuatro usos para la cannabis: Farmacéutico; Terapéutico, paliativo, o herbolario; Adulto; e Industrial.

También plantea la conformación de cooperativas de cannabis, siempre y cuando cuenten con una licencia de autorización y cumplan con los requisitos de verificación emitidos por las autoridades competentes.

Entre las finalidades busca blindar a pacientes con enfermedades de difícil tratamiento que puedan acceder a medicamentos con características que permitan mejorar sustancialmentes su calidad de vida. También pretender desalentar las actividades ilegales en relación con la cannabis mediante sanciones apropiadas y medidas de aplicación, así como prevenir y disminuir la incidencia de casos de autoeducación y envenenamiento por consumo no controlado de productos personales y medicinales de cannabis y sus derivados.

Entre las prohibiciones destacan la venta y suministro de productos de cannabis a menores de edad así como emplear a menores en actividades relacionada con su comercio, distribución, donación, regalo, venta y suministro.

También se establecieron prohibiciones para realizar toda forma de publicidad, directa o indirecta, cuyo propósito sea la promoción del uso de cannabis o sus productos.

Asimismo, queda estrictamente prohibido comerciar productos comestibles derivados del cannabis.

Además, se establece la prohibición de manejar cualquier vehículo, equipo o maquinaria peligrosa bajo el efecto del THC. A este respecto, la legisladora Sánchez Cordero detalló que el método de detección de altos niveles de THC debe ser sustentado en evidencia científica y descartar cualquier tipo de discrecionalidad por parte de las autoridades competentes.

Ángel Gallegos