CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (09 de abril de 2018).- El candidato presidencial de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, se comprometió a mantener las reformas aprobadas en la actual administración federal, las cuales consideró fundamentales para el país.

“¿Qué cambiaría yo de la reforma educativa? El problema está en el énfasis que se expuso al diagnóstico y no a la medicina. Sería absurdo gastar tres veces más en hacernos los estudios que lo que vamos a gastar en tratar la enfermedad y eso es lo que está sucediendo […] Tenemos que invertir la ecuación. Hay que seguir evaluando, pero el acento debe estar fundamentalmente en el desarrollo de las habilidades, las capacidades y el conocimiento que requieren las maestras y maestros. Hay que ir adelante con la reforma pero hay que poner mayor énfasis en el tema  de la formación y la capacitación docente”.

También el panista se pronunció sobre la reforma energética, al destacar que se deben respetar los contratos ya firmados; sin embargo, consideró necesario avanzar en el Sistema Nacional Anticorrupción para garantizar que los acuerdos se den en el marco de la ley.

En el marco de la 101 Asamblea General de la American Chamber Commerce, el abanderado planteó también revertir la precarización del empleo bien remunerado. Ello tras destacar que en 2017, un millón 200 mil personas buscaron empleo, y de las cuales 742 mil lo encontraron.

Asimismo, el candidato prometió reducir el gasto corriente del gobierno y aumentar la inversión pública a un nivel del 25% del Producto Interno Bruto (PIB), contando inversión pública y privada.

“Los ingresos petroleros cayeron, pero los ingresos tributarios aumentaron, por lo tanto los ingresos totales aumentaron de manera considerable. Sí hay recursos, el problema es que se disparó el gasto corriente y se descuidó el gasto de inversión en infraestructura”, remarcó.

El candidato también ofreció la creación de un ombudsman que cuide el manejo de las inversiones.

Ante las inquietudes de Luis Foncerrada, director del CEESP, y de la AmCham para lograr el crecimiento y la competitividad en el país, sobre todo en el marco de la postura migratoria y comercial de Estados Unidos, Anaya Cortés subrayó la necesidad de un libre comercio sin restricciones o aranceles nuevos.

“Creo absolutamente en el comercio abierto, libre y en el comercio justo. ¿Cuál sería para mí el ideal como el resultado de la renegociación del Tratado de Libre Comercio? Que no perdiéramos espacio de libertad, que el comercio siguiera siendo tan libre como lo es ahora y que más bien lo que hiciéramos es modernizar”.

El candidato presidencial sostuvo que pactar con los grupos criminales no resolverá los problemas de violencia e inseguridad en el país; ante ello, dijo el reto es recuperar la confiabilidad en las policías locales y establecer una secretaría de seguridad ciudadano.

Además requirió endurecer la pena por portación de armas y recuperar el control de los centros penitenciarios en el país.

Sobre la integración de la coalición “Por México al Frente”, Anaya Cortés indicó que se pactó una agenda pública que dirigirá los trabajos de la coalición, y no se modificarán los temas donde los tres partidos tienen diferencias.

“Nosotros no queremos hacer cambios en aquello en lo que tenemos diferencias. […] ¿A que aspiramos? No a solo una alianza electoral sino a un gobierno de coalición con una mayoría estable que permita hacer realidad ese programa de gobierno. No van a encontrar en el programa absolutamente ninguna contradicción. Los temas en la que tenemos posiciones distintas simplemente no son parte de la agenda, (…) está planteado por escrito en la agenda que además registramos por ley en el Instituto Nacional Electoral”.

A su vez, los representantes del sector privado de la AmCham pidieron a los candidatos presidenciales expresar los mecanismos y la viabilidad para cristalizar sus propuestas de campaña.

Con información de Ángel Gallegos