Ciudad de México, México (27 de marzo de 2018).- Se detectó que habitantes de la comunidad de Cerrito Blanco, en el municipio de Matehuala, San Luis Potosí, tienen presencia de arsénico en el cabello, de acuerdo con una investigación biomédica y ambiental de científicos del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (Ipicyt).

Según el análisis, una minera de más de 60 años en ruinas fue la causante principal de la liberación en grandes cantidades del elemento, cuya expansión se dio a través de la disolución de arseniatos metálicos, los cuales, de acuerdo al estudio no afecta el estado de salud de los habitantes.

El estudio encabezado por Nadia Martínez Villegas, investigadora del área de Geociencias Aplicadas del Ipicyt, recibió apoyo de la Heriot Watt University de Reino Unido, la Royal Society y el Newton Fund.

Redacción