CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (23 de marzo de 2018).- La empresa Coca-Cola Femsa anunció el cierre indefinido de sus operaciones en Altamirano, Guerrero.

En un comunicado, la embotelladora más grande del mundo anunció que cerrará a partir de este viernes por motivos de seguridad.

“La medida se toma tras dos meses de hostigamiento de grupos delincuenciales hacía nuestros colaboradores y ante la ausencia de un estado de derecho y prevalencia de la impunidad. […] La medida fue tomada anteponiendo la seguridad de más de 160 colaboradores que laboran en el centro de distribución. La falta de condiciones necesarias para operar de manera eficiente y segura en esta zona del estado de Guerrero, así como la reciente agresión injustificada hacia uno de nuestros colaboradores, llevó a la empresa a tomar esta decisión”.

Además lamentó la “ausencia de un estado de derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región”, hechos que generaron el cierre.

Mencionadas amenazas, según la empresa, iniciaron en enero de este año.

Con información de agencias