CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (12 de enero de 2018).- El equipo de comunicación del precandidato presidencial de la coalición PRI-Partido Verde-Nueva Alianza, José Antonio Meade, amagó al portal de noticias Animal Político con emprender acciones legales, ante la publicación de una nota sobre presuntos desvíos de recursos en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

“Con Robles y Meade hubo desvíos al estilo Estafa Maestra por 540 mdp en Sedesol, revela Auditoría”, fue publicada el 10 de enero.

La pieza periodística destaca que la Autoría Superior de la Federación (ASF) presentó tres denuncias penales por malos manejos por casi 540 millones de pesos. Esta cifra, según la investigación, fueron entregados por la Sedesol a tres universidades en 2015, periodo que abarcaría las administraciones de Rosario Robles y del actual aspirante José Antonio Meade.

Tras difundirse la nota, el jefe de la precampaña de José Antonio Meade, Eduardo del Río Holguín, mandó una carta a la dirección de Animal Político para hacer unas “precisiones” al texto.  Al inicio de la misiva, desestima la denuncia de la ASF.

“[…] no puede considerarse como una investigación de la cual se deriven pruebas contundentes que permitan arribar a conclusiones categóricas como la de señalar la existencia de desvíos de recursos. […]”.

Además, sostiene que en la publicación del periodista Arturo Ángel “se hacen afirmaciones cuando menos temerarias”, ya que aún no se ha comprobado la comisión de algún delito.

“[…] no se cuenta con los suficientes elementos para asegurar, como tendenciosamente se hace en la publicación, que los servicios contratados no contaban con la calidad convenida y menos aún la inexistencia de los mismos, pues se requiere de diversos elementos de prueba, incluso periciales, para estar en la posibilidad de asegurar lo indebidamente manifestado como un hecho comprobado. […]”

Lo que llama la atención del documento (que agrega supuestas precisiones en fechas de contratos a las universidades, y en cuál fue la dependencia que los manejó) es que sostiene que los hechos denunciados ocurrieron previo a la administración de Meade Kuribreña.

“[…] Como la misma nota refiere, los convenios que la SEDESOL celebró con las universidades, cobraron vigencia 16 de febrero, 5 de marzo, 14 de abril y 6 de mayo de 2015, fechas todas ellas anteriores al período de gestión de José Antonio Meade Kuribreña al frente de la SEDESOL, que va del 27 de agosto de 2015 hasta el 7 de septiembre de 2016, por lo tanto, atribuirle hechos anteriores a su encargo se traduce en una injuria. […]”.

Por ello, Del Río en su carta niega “categóricamente” los malos manejos durante la gestión de Meade. No sin antes, agregar un velado amago contra el medio de comunicación y el ejercicio de la libertad de expresión.

“[…] Por todo lo anterior, se considera que el contenido de la nota referida supera por mucho el derecho a la libertad de expresión con que cuentan los gobernados en un Estado de Derecho, vulnerando la esfera jurídica de terceros, en el caso, los derechos de José Antonio Meade Kuribreña, pues lo ahí manifestado constituye una injuria gratuita a su persona, es por ello que se valorará emprender las acciones legales en contra del portal de noticias que publicó la nota y en contra del autor de la misma. […]”.

Fue el director general de Animal Político, Daniel Moreno, quien contestó cada uno de los puntos mencionados. En la publicación, se establece que la ASF hace la denuncia hasta ahora ya que la Sedesol ni las universidades involucradas han podido aclarar las anomalías.

Precisa, a su vez, que en ninguna parte del reportaje se atribuye a Robles o Meade el apoderarse el dinero, “sólo se menciona que eran los titulares de la secretaría cuando ocurrieron los presuntos desvíos”.

“[…] Más importante aún: La Auditoría documentó que José Antonio Meade estaba al frente de SEDESOL cuando se tramitó el pago a la Universidad Politécnica de Chiapas (UPCh), que involucra más de 400 millones de pesos (septiembre y octubre de 2015). […]”.

Fue la misma Auditoría, explica Moreno, la que sostiene que hubo una comprobación dudosa de los servicios o de la calidad de los mismos.

“[…] En respuesta de los resultados, la dependencia fiscalizada informó que no es posible pronunciarse respecto de la subcontratación realizada por la UIEM, debido a que corresponde a hechos ajenos a su control. No obstante lo anterior, al no acreditarse que la SEDESOL cumplió con los criterios de transparencia e imparcialidad en la selección del prestador de servicios, ello propició que no se garantizaran las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, oportunidad y demás circunstancias pertinentes. […]”.

Ante ello, Animal Político considera que solo publicó información proporcionada por una dependencia federal; lo cual es parte del deber periodístico.

“[…] En resumen, la carta que envía el equipo jurídico de José Antonio Meade creemos que debía dirigirse a la Auditoría Superior de la Federación. Animal Político sólo consignó que se presentaron denuncias penales y qué dicen las auditorías. […]”.

Por la Redacción