Brasil, Brasilia (10 de agosto de 2016)-. El pleno del Senado brasileño aprobó continuar el juicio político contra la presidenta, Dilma Rousseff, suspendida desde mayo.

senado brasil  portada

A Rousseff la sustituye desde entonces, como presidente interino, el que era su vicepresidente, Michel Temer.

Por 59 votos a favor y 21 en contra, la Cámara Alta brasileña ha aprobado el informe, que acusa a Rousseff de graves irregularidades presupuestarias y fiscales que califica de “atentado contra la Constitución”.

A finales de mes, el Senado celebrará una última sesión en la que Rousseff podría ser finalmente destituida si así lo deciden dos tercios de los senadores, y Temer pasaría a ser presidente.

16 horas de debate

El debate para la votación ha durado 16 horas y ha estado presidido por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski.

El senador Lindbergh Farias, del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Rousseff, ha vuelto a tachar el proceso de “golpe, farsa y fraude” perpetrado por  la “elite económica” del país.

“Si quieren lucha de clases, estamos preparados para combatir en el Parlamento y en las calles de este país”, ha proclamado el senador del PT.

Por su parte, el presidente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, rival de Rousseff en las elecciones de 2014, ha afirmado que el proceso demuestra que sus denuncias eran ciertas.

“El país constata ahora lo que dijimos en 2014 (…) quiere que aquellos que cometieron crímenes respondan por ello”, ha declarado Neves. “La presidenta de la República, que no puede estar por encima de la ley”, ha insistido.

El proceso está siendo acompañado en las calles por las manifestaciones de los partidarios de la presidenta, que denuncian, como ha el senador del PT, un “golpe de Estado”.

RTVE