La sal nunca falta en la mesa al momento de comer, pero ¿realmente sabes cuánto debes consumir?. La sal que añadimos a los alimentos supone un 20% de nuestro consumo de sal, mientras que el 72% se encuentra en los alimentos procesados y el 8% está de forma natural en los alimentos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) pone como intermedio o recomendable es consumir 5g de sal al día.

Si bien, consideramos a la sal como un elemento esencial en nuestra alimentación, existen muchas desventajas cuando se rebasa el límite de porciones que utilizamos en nuestra alimentación. Algunas complicaciones a las que nos enfrentamos al rebasar los niveles de sal son la hipertensión, la transformación de sales excedentes en sangre al llegar a riñones, eliminación de calcio, dificultades en funciones del aparato respiratorio, retención de líquidos, sobrepeso y trastornos renales y cardiovasculares como infartos al miocardio o al cerebro e insuficiencia cardiaca.

Aunque no todo sobre la sal es negativo, las porciones correctas pueden representar una opción saludable en nuestra dieta diaria dándonos beneficios como una buena hidratación, balance en el agua y fluidos que circulan en nuestro cuerpo, relajación muscular y fluidez de transmisión de impulsos cerebrales. Si piensas adquirir estos beneficios cuidando tu ingesta de sal, aquí te dejamos unas opciones para mantener en equilibrio al cloruro de sodio en tu dieta:

  • Sustituir la sal por especias o limón
  • No añadir sal a la comida mientras se cocina, sino una vez que la preparación este terminada
  • Revisar los valores nutrimentales de productos procesados y elegir la opción que contenga menos sales
  • Consumir alimentos frescos y no precocinados
  • Enjuagar abundantemente legumbres y verduras
  • Cocinar alimentos al vapor para mantener su sodio natural
  • Usar sal marina, gracias a que su sabor es más intenso y representa agregar menos cantidad a la comida

Es muy sencillo regular el consumo de sal, si logras hacerlo o ya lo haces serás afortunado en contar con las grandes propiedades que ésta también te ofrece.

Viridiana García Márquez