Ciudad de México, México (25 de Febrero de 2021).- A más de un año de que al gobierno de Ciudad de México se le fugaron del Reclusorio Sur tres importantes narcotraficantes del cártel de Sinaloa -entre ellos el hijo del consuegro y compadre de Joaquín El Chapo Guzmán-, el caso sigue impune.

Los capos que iban a ser extraditados a Estados Unidos están prófugos, no hay sentencias contra ninguno de los 11 custodios presuntamente involucrados, ni se han realizado imputaciones a servidores públicos de mayor nivel, pese a que el juez de la causa advirtió de la posible participación de otros funcionarios.

La “narcofuga” del 29 de enero de 2020 tampoco derivó en cambios relevantes, pues Antonio Hazael Ruiz se mantiene como subsecretario del Sistema Penitenciario, mientras que Rosa Icela Rodríguez –entonces secretaria de Gobierno de la capital- fue ascendida a titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

La evasión de Víctor Manuel Félix, El Vic, Luis Fernando Meza y Yael Osuna, tampoco ha generado el ofrecimiento de una recompensa por parte de la Fiscalía General de la República (FGR) ni de otra autoridad federal aun cuando la jefa de gobierno, Claudia Sheinbhaum, prometió “una investigación a fondo” y coordinación a todos niveles.

Así lo admitieron autoridades locales y federales consultadas sobre el tema, quienes señalaron que el proceso contra 11 custodios y jefes de seguridad del Reclusorio Sur “permanece estancado en la etapa intermedia” por diversos factores.

El Vic es hijo de Víctor Manuel Félix Félix -consuegro y compadre de El Chapo-, extraditado a EU luego de ser capturado en 2011 por la Secretaría de Seguridad Pública que encabezaba Genaro García Luna, quien calificó el arresto como uno de los más relevantes del sexenio de Felipe Calderón.

De acuerdo con Informes de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Ciudad de México, la audiencia contra los custodios que estaba programada para el 25 de enero de 2021 fue suspendida y en los próximos días se fijará una nueva; los inculpados permanecen en prisión preventiva justificada por el delito de evasión de reo agravada.

La defensa de algunos implicados, como Miguel Angel “G” y Emmanuel “P”, insiste que son “chivos expiatorios”, en tanto que la FGJ sostiene hasta el momento –como en su momento lo hizo el fiscal Luis Fernando Trejo- que los 11 detenidos “forman parte de un plan perfectamente concertado” para facilitar la fuga.

Sin embargo, el juez Joel de Jesús Garduño consideró en su momento que puede haber más funcionarios involucrados.

Consideró ilógico que durante el internamiento de los tres miembros del cártel de Sinaloa éstos hayan permanecido juntos en las estancias 7,8 y 9 de la zona 1 del Reclusorio Sur, pese a que supuestamente pertenecen a una misma organización criminal y enfrentaban un proceso de extradición.

Aun cuando horas después de la fuga, el gobierno capitalino intentó justificar que los tres eran de alto perfil y que solicitó que fueran trasladados a un penal federal, se constató que en la administración de Sheinbaum no se hizo una sola petición para ello.

A su vez, autoridades del Reclusorio Sur comentaron que a un año de la fuga hay nuevo director, se incrementaron las medidas de vigilancia y de cámaras, además de que constantemente se rotan los mandos de seguridad.

El subdirector del penal, Omar Tonatiuh Zamora y el subdirector de Seguridad, Óscar Labastida, nunca fueron acusados y ni siquiera destituidos, pues oficialmente presentaron su renuncia.

VIDEO: TESTIMONIO DEL INTERNO VÍCTOR BRISEÑO QUIEN IBA EN EL VEHÍCULO EN EL QUE ESCAPARON LOS TRES NARCOTRAFICANTES, PARA QUE LE REALIZARAN UNA VALORACIÓN MÉDICA EN EL HOSPITAL RUBÉN LEÑERO. ÉL DIJO QUE LE OFRECIERON ENTRE 100 MIL Y 200 MIL PESOS PARA QUE NO HABLARA.

Ignacio Alzaga, reportero (@alzagareporter)