Ciudad de México, México (20 de Enero de 2021).- Kamala Harris hizo historia el miércoles cuando juró como vicepresidenta de Joe Biden, convirtiéndose en la primera mujer, la primera afroamericana y la primera asiáticoamericana en ocupar el segundo cargo más alto en Estados Unidos.

De cara al futuro, Harris, de 56 años, es vista como una candidata obvia para la nominación presidencial del Partido Demócrata en 2024 en caso de que Biden, de 78 años, decida no buscar un segundo mandato. Harris aún tiene que opinar públicamente sobre tal especulación.

Harris, senadora estadounidense de California durante los últimos cuatro años, ha roto muchos techos de cristal. Se desempeñó como la primera mujer fiscal de distrito de San Francisco y fue la primera mujer de color de California en ser elegida fiscal general.

Harris ha renunciado a su escaño en el Senado, pero seguirá desempeñando un papel destacado en la cámara. El vicepresidente de EE. UU. actúa como presidente del Senado, emitiendo votos de desempate en la cámara de 100 miembros. Con una división uniforme entre demócratas y republicanos, Harris le da a su partido el control del Senado.

Su experiencia en justicia penal podría ayudar a la nueva administración de Biden a abordar los problemas de la igualdad racial y la vigilancia policial después de que el país fue arrasado por las protestas el año pasado. Se espera que sea una de las principales asesoras en nominaciones judiciales.

Harris es hija de inmigrantes, su madre viene a los Estados Unidos desde India y su padre desde Jamaica.

Tenía la mira puesta en convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos cuando compitió contra Biden y otros por la nominación de su partido en 2020. Harris abandonó la carrera luego de una campaña afectada por sus opiniones vacilantes sobre la atención médica y su indecisión sobre aceptar su pasado como fiscal.

Reuters