Ciudad de México, México (26 de Octubre de 2020).- La Cámara de Diputados ha invertido poco más de 10 millones de pesos en la realización de pruebas PCR para la detección de coronavirus, y aunque esto ha ayudado, en los últimos días los contagios han aumentado, y el número de personas fallecidas desde marzo que inició la pandemia asciende a 14, entre ellos un diputado del partido Encuentro Social.

Así lo dio a conocer la presidenta de la Mesa Directiva, Dulce María Sauri Riancho, durante un encuentro virtual que sostuvo con la fuente que cubre las actividades legislativas en San Lázaro, donde detalló que hasta el pasado martes 20 de octubre se habían realizado un total de 10 mil 267 pruebas desde el pasado mes de junio previo al primer período extraordinario.

Explicó que las primeras cuatro mil 66 pruebas que se hicieron para las sesiones extraordinarias, tuvieron un costo de mil 300 pesos cada uno, donde el laboratorio que las realiza donó 700 pruebas, por lo que la Cámara de Diputados pagó un total de cuatro millones 375 mil 800 pesos por tres mil 366 pruebas.

Asimismo, detalló que a partir del 1 de septiembre que inició el período ordinario y donde asisten por lo menos a dos sesiones por semana, las pruebas PCR se realizan semanalmente y bajaron su costo a 950 pesos cada una; hasta el pasado 20 de octubre sumaban seis mil 201 pruebas, las cuales tuvieron un costo total de cinco millones 890 mil 950 pesos.

De esta forma, la Cámara de Diputados ha pagado hasta el momento un total de 10 millones 266 mil 750 pesos, recursos que, señaló Sauri Riancho, han salido de los ahorros que la Cámara de Diputados tuvo este año durante la pandemia y que se destinaron para este fin, pues sostuvo que las pruebas son una necesidad, por lo que, aseguró, éstas están garantizadas para lo que resta del período ordinario hasta el 15 de diciembre.

Los recursos han salido fundamentalmente de los ahorros que la suspensión de actividades en la Cámara registró en todo este periodo; ahorros desde luz, agua, en general los servicios de la Cámara, el hecho de que los bonos de productividad y asistencia de los trabajadores y empleados tampoco han estado erogándose y de ahí se ha utilizado para poder enfrentar esta situación. Las pruebas en la Cámara son una necesidad porque requerimos, en la medida de los posible, garantizar la salud, entonces vamos a seguir haciéndolas cada semana (…) Tenemos las pruebas garantizadas, de acuerdo a lo que la Secretaría General me ha informado, hasta que concluya este periodo de sesiones el 15 de diciembre”, señaló.

Asimismo, no descartó que para el período de receso en las sesiones de la Comisión Permanente del 16 de diciembre al 31 de enero que le corresponden a la Cámara de Diputados, se tenga que abrir un módulo de pruebas; en ese sentido, refirió que se podría hacer una combinación de sesiones remotas en las que no se puede votar ningún asunto, con sesiones presenciales donde hay necesidad de votar, sin embargo, dejó en claro que este tema todavía está pendiente por resolver.

Cabe recordar que la prueba PCR está destinada al personal, que se ha reducido al mínimo, entre trabajadores, diputados, asesores y reporteros, y que asiste a las sesiones tanto extraordinarias como las ordinarias que iniciaron a partir del 1 de septiembre.

Sin embargo, para los legisladores estas pruebas no son obligatorias, y aunque el argumento es que no siempre pueden llegar a tiempo para hacerlo ya que deben desplazarse desde sus lugares de origen en distintos puntos del país donde desarrollan diversas actividades como parte de su labor como diputados, lo cierto es que tampoco se las realizan en otro lado.

Esto a pesar de que se les ha otorgado todas las facilidades para que así lo hagan; de acuerdo a lo dicho por la legisladora, el Comité de Administración y la Secretaría General de la Cámara ha logrado establecer una serie de laboratorios en los estados en los que los diputados se pueden hacer las pruebas.

Incluso, explicó que en los casos donde no existe el laboratorio de Salud Digna que es con el que se tiene el convenio, se puede ver la posibilidad de que lo hagan en otro laboratorio y haya un reembolso vía la asignación de fondos que existen de asistencia legislativa para la prueba.

“Hemos puesto todas las facilidades para que nadie se tenga que quedar sin hacerse la prueba, reiteró Sauri Riancho; sin embargo, los legisladores no han tomado la responsabilidad que les corresponde y siguen, algunos, sin realizarse las pruebas semanales.

Sin duda alguna, esto ha provocado que los contagios en la Cámara baja hayan aumentado en las últimas semanas sobre todo entre legisladores; aunado a la idea de algunos, sobre todo de la mayoría y sus aliados, que escudándose en su derecho a la libertad de elegir, no usan cubre bocas y menos realizan la prueba sino tienen síntomas.

Al respecto, la legisladora priista sostuvo que este aumento de contagios ha coincidido también con las sesiones largas, como lo fue la discusión para elegir la mesa directiva, la de reforma para eliminar 109 fideicomisos, de las más largas con cerca de 20 horas de discusión, y la más reciente durante el análisis de la Ley de Ingresos.

De igual forma, sostuvo que no existe un instrumento legal para obligar a los legisladores a realizarse la prueba ni a usar o no cubre bocas, y que ello ya es responsabilidad de cada uno, “(…) me dicen es que hay que obligar que todos entren con cubrebocas al Salón de Plenos, yo no puedo obligar al diputado Gerardo Fernández Noroña a que use cubrebocas, si esa no es su decisión, como tampoco puedo obligar a nadie a quitárselo, entonces esta es una situación en donde se apela a la responsabilidad individual. La responsabilidad sí es una responsabilidad compartida de diputados, sí categóricamente digo, no tengo facultades para obligar a nadie legalmente; la única obligación es de tipo moral y la presión moral que se puede ejercer sobre las y los legisladores, enfatizó.

Quadratin