Acapulco, Guerrero (13 de julio de 2020).- La Nueva Normalidad, tras la reapertura del sector turístico en un 30 por ciento y de otras actividades económicas, ha traído consigo medidas estrictas de higiene en lo laboral y también de una sana convivencia, por ello el cubrebocas llegó para quedarse, expresó el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, quien en enlace virtual con el secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, alertaron sobre la posibilidad de retroceder al semáforo rojo sino se disminuyen los contagios en la entidad y no paramos la movilidad para frenar los casos COVID, esto ante el incremento que se dio a raíz del reinicio de las actividades el pasado 1 de julio.

A través del mensaje diario para informar sobre la situación de la pandemia, el Ejecutivo estatal mencionó que los números que se presentan de coronavirus alertan sobre el riesgo de retroceder al color rojo, por lo que hizo un llamado a la población para que colabore y con determinación sumen esfuerzos para avanzar de manera positiva. Insistió en que la reactivación económica ha costado mucho trabajo, por lo que un retroceso “va a ser verdaderamente doloroso y frustrante”.

Hay más de 7,300 contagios en Guerrero, la mayoría de éstos se encuentran en los municipios de Acapulco, Chilpancingo, Iguala y Zihuatanejo, por lo que hay que extremar precauciones para no regresar al semáforo rojo, indicó Astudillo Flores.

Con información de Agencias Quadratón