Ciudad de México, México (26 de noviembre de 2019).- La “marcha pacífica” con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se convirtió en una protesta con pinta de monumentos históricos sobre Paseo de la Reforma, lanzamiento de bombas de humo, destrozos en parabuses y pintas al camellón.

Los monumentos históricos más afectados fueron el de Colón, el de Cuauhtémoc y el Hemiciclo a Juárez; además de numerosas pintas al camellón de Paseo de la Reforma y la Avenida Juárez.

Otro de los puntos más conflictivos de la marcha fue el cruce de 5 de Mayo y Filomeno Mata, donde el contingente golpeaba con tubos las láminas que se colocaron para proteger los inmuebles históricos de la Avenida 5 de Mayo.

Las láminas fueron derribadas por completo, mientras lanzaban bombas de gas que afectaban a los asistentes. Según reportes de seguridad, sobre Paseo de la Reforma las embozadas dejaron más de cinco parabuses destruidos, entre ellos los de las estaciones Hamburgo y Reforma, y más de 20 estructuras de espacios publicitarios.

Algunas manifestantes también lanzaron aerosol a los hombres que se encontraban a su paso. Incluso algunos reporteros gráficos eran amenazados para que se retiraran.

En punto de las 19:00 horas, el contingente llegó al Zócalo de la Ciudad de México, a su paso se encontraba una valla de elementos de seguridad en torno al Palacio de Gobierno.

Con información de Notimex