Ciudad de México, México (18 de septiembre de 2019).- Por la ejecución extrajudicial de ocho personas, ocurrida el pasado cinco de septiembre en Nuevo Laredo, acto en el que presuntamente están vinculados elementos de la policía estatal, senadores de Morena solicitaron al gobierno al Congreso estatal de Tamaulipas iniciar un juicio político en contra del gobernador de la entidad Francisco García Cabeza de Vaca.

En conferencia de prensa las y los senadores morenistas argumentaron que el juicio político es procedente por haber violentado el derecho a la vida de ocho tamaulipecos y por las constantes violaciones a los derechos humanos en la entidad gobernada por el PAN.

“De acuerdo con datos del secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el mismo período fueron asesinadas 855 personas en la entidad que gobierna Francisco García Cabeza de Vaca. Frente a estas circunstancias se ha manifestado un uso excesivo de la fuerza, actos de tortura, detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales, mientras que la confianza de las y los ciudadanos se ha visto mermada debido principalmente a la impunidad, la corrupción, la indiferencia y la ineficacia de las autoridades”, recalco Nestora Salgado.

Mientras que Raymundo Ramos, presidente de la comisión de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, acusó al gobierno de Tamaulipas de criminalizar a los defensores de derechos humanos en la entidad, y responsabilizó al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca por lo que les pueda suceder.

“Estamos denunciando un acto inhumano, una ejecución extrajudicial y el engaño que quiso hacer el gobierno de Tamaulipas a todos nosotros, a las familias a la ciudadanía, a las autoridades y a los medios de comunicación, por un montaje burdo de lo que pasó la mañana del 5 de septiembre en Valle de Anáhuac”, apuntó.

Además, luego de una pregunta, Ramos rechazó tener vínculos con el crimen organizado y aseguro que su organización tiene 23 años documentando violaciones y es la única organización civil que existe en Tamaulipas, “a pesar de las campañas de desprestigio y de las malas intenciones del gobernador”.

Con información de Angel Gallegos