Nayib Bukele, exalcalde de la capital salvadoreña de 37 años, será el nuevo presidente de El Salvador tras lograr el 53,7% de los votos en la prmera vuela de las elecciones, con casi el 90% de las papeletas contabilizadas.

Bukele ha pasado por encima del candidato de Arena, Carlos Calleja, que logró el 31,6% de los sufragios, y del partido en el Gobierno, Frente Farabundo Martí (FMLN), cuyo candidato, Hugo Martínez, logró el 13,7% de los votos.

La histórica victoria pone fin al monopolio que durante las tres últimas décadas han ejercido las dos formaciones políticas salidas de la guerra civil que asoló la nación centroamericana.

Bukele, nacido en 1981, comenzó su carrera política en el FMLN, quien lo llevó a ser alcalde de San Salvador entre 2015 y 2018.

Durante esa etapa se dio a conocer como un eficaz gestor capaz de recuperar el tenebroso centro de la capital.

Posteriormente, se enfrentó con su partido por no querer postularlo como candidato presidencial. Para lograrlo, abandonó la formación y se unió al partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA)  quien le proporcionó el registro electoral que necesitaba.

Durante sus batallas con su antiguo partido, con la derecha y con la prensa salvadoreña, forjó su imagen de rebelde e idealista que ha encandilado a sus votantes.

Entre sus propuestas destacan un ambicioso plan de infraestructuras que incluyen un puerto, un tren y un aeropuerto.

Bukele deberá hacer política en una Asamblea dominada por los dos partidos hegemónicos en El Salvador, Arena y el FMLN, y en la que su nueva formación, GANA, apenas tiene presencia.

El nuevo presidente tiene dos años para intentar trasladar su mediático arrastre a las elecciones parlamentarias que se celebrarán en 2021.

Con información de agencias