Ciudad de México, México (1 de diciembre de 2018).- Al grito de, Presidente, Presidente, es un honor estar con Obrador, y sí se pudo, sí se pudo, de los legisladores de Morena, PT y Encuentro Social, Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como Presidente de la Estados Unidos Mexicanos.

Desde la Tribuna del Pleno legislativo y donde se encontraba el entonces presidente Enrique Peña Nieto, el presidente del Congreso, Porfirio Muñoz Ledo, así como el del Senado, Martí Batres y el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Jesús María Aguilar, López Obrador protestó cumplir y hacer guardar las leyes que emana la Constitución.

López-Obrador-Peña-Nieto-toma-de-posesión-_CM_0428-9

Así como es juarista y cardenista, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que también es maderista y por tanto partidario del sufragio efectivo y de la no reelección.

El primer Presidente de izquierda en la historia de México asumió el claro compromiso de que no se reelegirá y se someterá a la revocación de mandato porque desea que el pueblo siempre tenga las riendas del poder en sus manos.

“Trabajaré 16 horas diarias para dejar en seis años muy avanzada la obra de transformación; haré cuanto pueda para obstaculizar las regresiones”, afirmó en su primer discurso como titular del Ejecutivo Federal.

En Sesión del Congreso General y ante invitados especiales como gobernadores y jefes de Estado de varios países, López Obrador señaló que trabajará rápido para hacer los cambios políticos y sociales, con el propósito de que en el futuro a sus adversarios les cueste trabajo dar marcha atrás a lo que se logre avanzar con la transformación.

En su política de principios, el Primer Mandatario justificó su plan de Austeridad Republicana al que se comprometió, el cual dijo que no significa un mero conjunto de ajustes en el gasto productivo y social del presupuesto. Su gobierno aseguró que lo entiende no solo como un asunto administrativo, toda vez que implica terminar con los privilegios de la alta burocracia.

Y citó a Juárez: “los funcionarios debían aprender a vivir en la justa medianía” y nosotros sostenemos que no puede haber gobierno rico con pueblo pobre. Por ello, reiteró la advertencia de que bajarán los sueldos de los altos funcionarios públicos.

Con información de Agencia Quadratín