Ciudad de México, México (16 de octubre de 2018).- Durante la comparecencia de la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles, ante el Pleno de la Cámara de Diputados como parte de la Glosa del Sexto Informe de Gobierno, las fuertes críticas por su gestión no se hicieron esperar, sobre todo por la llamada Estafa maestra, tema que se llevó prácticamente toda la comparecencia.

Como ha sucedido en las últimas comparecencias, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) trató de allanar el camino de la funcionaria compareciente, y al ser los primeros en su turno al preguntar, pusieron sobre la mesa los temas más cuestionables de la administración, en este caso correspondió a dicha estafa.

Fue la legisladora ecologista, Leticia Gómez, quien cuestionó a Rosario Robles sobre los contratos establecidos entre Sedatu y Sedesol, con las universidades y sistemas públicos de radio y televisión de diversos estados del país por servicios que no fueron entregados a la dependencia. Por medio de los carteles que mostraban los legisladores, principalmente de Morena, PT y Movimiento Ciudadano, fue cuestionada sobre el destino de los 708 millones de pesos que supuestamente fueron desviados por ambas dependencias.

A lo que la funcionaria respondió en una de sus intervenciones, “¿A dónde se fue el recurso? A 480 mil cuartos rosas que permiten que hoy niñas que antes vivían en una sola habitación con siete, ocho personas, hoy tengan su espacio para vivir tranquilas, para estar seguras, para que no sean víctimas de la violencia y no sean víctimas de un embarazo adolescente”.

De acuerdo a esta investigación donde se dio a conocer la llamada estafa maestra, están involucradas ocho universidades públicas, 11 dependencias federales y se encontraron 186 empresas fantasmas, con las que supuestamente se firmaron contratos.

Ante ello, Robles Berlanga insistió en que Sedatu y Sedesol no contrataron con ninguna de las empresas mencionadas y enfatizó, “no hay un solo contrato que se haya exhibido suscrito por Sedesol o por Sedatu con dichas empresas, y mucho menos con empresas fantasma”. “Reitero una vez más, Sedesol bajo mi dirección, Sedatu bajo mi mandato, no firmó un solo contrato con ninguna empresa de las que se ha mencionado.

Sedesol y Sedatu firmaron convenios con universidades públicas, y confío plenamente de nuestras universidades y de los procedimientos que llevaron a cabo. Aquí están las auditorías y los pliegos de observaciones que hizo la Función Pública, ahí está lo que está investigando la PGR, y lo que dice la misma Auditoría Superior de la Federación: son observaciones que se solventan.

Y como ha señalado el propio auditor, en ningún caso se hacen imputaciones personales, se observan hechos y serán las autoridades competentes las que determinen la responsabilidad administrativa, penal o resarcitoria”, aseveró.

La titular de Sedatu destacó que siempre ha estado abierta a que las instancias competentes como la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la Procuraduría General de la República (PGR) Y LA Secrtaría de la Función Pública (SFP), realicen las investigaciones necesarias sobre el caso, y sostuvo que, si existe algún ilícito, se castigue.

“Quien al amparo del servicio público haya cometido una irregularidad tiene que pagar, pero esto tiene que documentarse con pruebas, con hechos fehacientes y con base en lo que la ley establece y sin violentar los derechos humanos de las personas”, puntualizó.

Robles siempre se refirió al este caso como una investigación periodística, en ese sentido, manifestó su respeto por el trabajo de los medios de comunicación, “mientras los medios de comunicación hacen su trabajo yo hago el mío, y el mío es trabajar para que las personas tengan acceso a una vivienda y ahí hay más de seis millones de acciones de vivienda del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto”.

Y enfatizó que pueden investigar la evolución de su patrimonio durante estos seis años de la actual administración; indicó que continúa viviendo en la misma casa que habita desde hace 23 años, “no tengo más propiedad que esa, no tengo ninguna otra cuenta bancaria que no sea la que se deposita mi salario mensual, y de eso vivo, de mi trabajo, de servir a la gente y por eso estoy aquí con mucho orgullo diciendo que le he servido a México desde la Sedesol y desde la Sedatu”, afirmación que causó las airadas críticas y reclamos de los legisladores de izquierda.

Con información de Agencia Quadratín