CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (11 de julio de 2018).- Al interior del Partido Acción Nacional (PAN) siguen los jaloneos mientras debaten sobre la renovación de la dirigencia.

Por ejemplo, el coordinador de los senadores panistas Fernando Herrera hizo un llamado a la unidad y a la reconciliación; aunque puntualizó en que aquellos que no aportaron al pasado proceso electoral, no deberían pedir la dirigencia del instituto.

“Nosotros el camino que queremos transitar es el de la unidad, el de la reflexión seria y objetiva y no el de la confrontación que, lejos de acercar puntos encontrados, lo único que hace es generar mayor discrepancia. […] El PAN tiene una vida institucional al margen de las personas. Lo que sí hay que aislar son los apetitos de quienes no aportan nada y entre un escenario de discrepancia quieren aprovechar el río revuelto. […] No se puede, dentro de una trifulca o dentro de una revuelta, tratar de organizar lo que aparentemente no se organizó”.

Herrera Ávila agregó que los llamados “panistas rebeldes” –que apoyaron a otro partido o candidato- ya fueron expulsados o dejaron de ser requeridos, “creo que están muy cómodos en su posición de nuevos priistas, allá ellos”.

También el senador aprovechó para criticar a quienes, desde la Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional, han hecho nombramientos y presuntas postulaciones informales del próximo presidente blanquiazul. Hecho que ha destapado, por ejemplo, a los mandatarios de Querétaro, Francisco Domínguez; y de Guanajuato, Miguel Márquez.

Los gobernadores tienen mucho trabajo que hacer en sus respectivas entidades. […] Los gobernadores, en la conformación de su sindicato, no han recibido la toma de nota por la militancia. De tal suerte que sus reflexiones se suman a las de más de 250 mil militantes de Acción Nacional que pueden, en la suma de sus votos, definir el futuro de Acción Nacional”, abundó.

Sin embargo, hay quienes ya tienen su mano levantada e interesada en la presidencia nacional del PAN. Es el caso del diputado Marko Cortés y del senado Jorge Luis Preciado.

“Yo sigo en este esfuerzo por lograr sumar a unos y a otros; a los que piensan de una forma, a los que piensan de otra; a los que ven que el trabajo de las campañas fue bueno con los resultados en los estados; a los que piensan que los resultados fueron malos; a los que ven resultados parciales; a todos los panistas. Porque estoy convencido de que en Acción Nacional se requiere un reencuentro, que nos permita estar unidos dentro para ser  fuertes hacia afuera, para ser contundentes hacia afuera como oposición”, explicó Cortés.

Mientras que Cortés consideró necesario “un cambio de fondo estatutario” que permita recoger lo mejor de las elecciones y analizar sus errores, Preciado no dejó de criticar a quienes no apoyaron las candidaturas.

“Debemos de dejar de ser un partido, como dicen allá en mi pueblo, y que me perdonen algunas gentes, de gente nice, de fifís, y debemos de regresar al pueblo, debemos de regresar con la gente que hoy por hoy, nos ve muy lejanos y que creen que no podemos representar sus intereses. […] Si nosotros nos vamos a una lucha fratricida para ver quien logra más votos lo que vamos a provocar es estar peor que lo que estamos al día de hoy”.

Con información de Ángel Gallegos