CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (11 de julio de 2018).- Diputados de Movimiento Regeneración Nacional presentaron una iniciativa con la que se busca terminar con los llamados “moches” anuales mediante el Presupuesto de Egresos y el Ramo 23.

Fueron los legisladores Alicia Barrientos Pantoja y Juan Romero Tenorio quienes explicaron que se trata de una reforma al artículo 109, así como una adición del inciso B al artículo 34, ambos de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria. Con ello, se pretende que la Cámara de Diputados obtenga los elementos básicos para ejercer su facultad exclusiva, y establecer las condiciones para que haya una mayor transparencia a disposición de la sociedad, acerca del uso de recursos públicos en proyectos de esta escala, por parte de los diferentes niveles de gobierno.

De acuerdo con los presentadores, así se contribuiría a elevar la competitividad de la economía nacional, mejorará la relación de los gobiernos con los gobernados y con los empresarios y/o proveedores. Esto frente a algunas irregularidades ya detectadas en el gobierno.

“En las negociaciones que promueven o en las consultas que se les hacen, los funcionarios de Hacienda antes que argumentar a favor de dar racionalidad al gasto, anteponen la necesidad de mantener los “equilibrios” como criterio que ajusta los montos a asignar; al final de cuentas terminan gastando con toda discrecionalidad”.

Romero Tenorio detalló en que se busca eliminar la discreción de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de asignar presupuestos estatales y municipales, “debe ser la prioridad la emergencia, la necesidad de la obra la que determine la necesidad o su orden de prelación; no el acuerdo político, compadrazgo político el que determine el apoyo de una obra estatal o municipal con recursos federales”.

En la reforma se incluye además la creación de un padrón de obra pública con información como la ubicación geográfica de los proyectos, su evaluación sobre la mejora productiva, ganancia competitiva, protección o mejora del medio ambiente, costo, entre otros detalles.

“Se registran todas las obras, se ve su prioridad, se ve el presupuesto y se autoriza el mismo dentro del decreto de ingresos de la Federación, acabamos con los moches, hacemos transparentes las obras y establecemos un cronograma de ejecución que lleve a los operadores de la obra a rendir cuentas. Nada de moches, nada de privilegios con base a las relaciones políticas”.

La iniciativa se turnó a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados.

Con información de Ángel Gallegos