Ciudad de  México, México (30 de marzo de 2018)-. En este segundo día de asueto, el aforo vehicular en las carreteras es tranquilo, a diferencia del jueves, donde la autopista México-Cuernavaca, registró una línea de espera de 33 kilómetros, aseguró el gerente del Centro Nacional de Control de Caminos y Puentes Federales (Capufe), Miguel Ángel Machuca Cervantes.

Explicó que uno de los destinos más importantes es el Puerto de Acapulco, Guerrero, donde la salida hacia Cuernavaca se complicó porque el número de vehículos que circularon por la autopista rebasó la capacidad operativa del tramo carretero.

Detalló que los primeros kilómetros de la carretera son de subida, por lo que por situaciones naturales, los vehículos avanzan a menor velocidad y con tantas personas que salieron ayer se alcanza el límite de capacidad de operación y el movimiento se hace muy lento.

aforo vehicular portada.jpg

En entrevista para Grupo Fórmula, el funcionario señaló que como parte del operativo de Semana Santa implementado en las carreteras, todo el personal de operación e infraestructura y operación técnica de Capufe labora las 24 horas del día para ofrecer a los usuarios las mejores condiciones de seguridad, comodidad y rapidez en sus desplazamientos.

Mencionó que en toda la red carretera nacional, en este periodo vacacional, el aforo vehicular registra un incremento de 20 por ciento, respecto al aforo estandar, pero llega a incrementarse hasta en 150 o 160 por ciento.

En dicho operativo participan cinco mil 300 trabajadores en las plazas de cobro, como en los tramos carreteros, así como paramédicos y operadores de grúa están  en alerta máxima para apoyar de manera más rápida a los usuarios que así lo requieran.

Para el regreso de vacacionistas, Machuca Cervantes recomendó revisar su auto, verificar que todo esté funcionando, asegurarse que tengan el cinturón de seguridad y no viajar después de consumir bebidas alcohólica.

Notimex