CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO (19 de febrero de 2018).- Aunque parezca un acto muy inocente, el tomarse una fotografía con cualquier dispositivo debería hacerse con cuidado, sobre todo si éste está conectado a la corriente eléctrica.

Fue el caso de una mujer de 42 años en Moscú, Rusia, quien mientras tomaba un baño en su tina el 7 de febrero, decidió tomarse una selfie (con el celular conectado a la energía eléctrica). Todo iría bien hasta que el dispositivo cayó al agua.

De acuerdo con el medio “Mash”, la víctima fue encontrada por su hijo, que tuvo que romper la puerta del baño ya que su madre no respondía a sus llamados después de varias horas. El celular estaba sobre el pecho de la mujer, y seguía el cable de corriente conectado.

Se trata de la tercera muerte ocurrida en idénticas circunstancias en Moscú: la primera víctima fue un joven de 17 años y la segunda, una niña de 12.

Para que le pienses mejor antes de tomarte una selfie en la regadera o tina.

Con información de EFE