marcha venezuela archivo portada

Caracas, Venezuela (20 de julio de 2017).- Los opositores venezolanos iniciaron este jueves un paro general para exigir al presidente Nicolás Maduro que retire su Asamblea Constituyente, tras casi cuatro meses de protestas con violentos disturbios, bloqueos de calles y una economía a media marcha.


Tras recavar 7.5 millones de votos en un plebiscito no vinculante contra la Constituyente, líderes opositores iniciaron la “hora cero”, ante una escalada de las protestas callejeras que iniciaron en abril y en medio de las que han fallecido casi 100 personas.

Por otra parte, dentro de diez días, por iniciativa de Maduro, se elegirán 545 asambleístas que reformarán la Carta Magna, una controvertida convocatoria que prendió aún más la calle.

Desde las 6:00 horas locales, los adversarios de Maduro llamaron a millones de personas a paralizar Venezuela, azuzando el ya caldeado ambiente político y social.

En distintas zonas del país se suspendió el servicio de transporte privado, dijeron testigos; “Me movilicé de madrugada en mi carro porque transporte no hay y por donde yo vivo ya comenzaron a trancar”, dijo José Vivas Pinzón, un jubilado de 64 años, que en la fronteriza ciudad de San Cristóbal, aguardaba en una fila frente a una oficina del estatal banco Bicentenario para cobrar la pensión.

En el pasado, la participación en este tipo de protestas se vio menguada por amenazas del Gobierno a unos tres millones de trabajadores de las empresas y bancos estatales.

“Estoy de paro de corazón porque si faltamos al trabajo nos botan a todos”, dijo una ingeniera de 51 años que trabaja en Sidor, la mayor acería estatal de Venezuela, cuando esperaba el autobús de la empresa para ir a su sitio de trabajo, en el sur del país.

En la capital, las fuerzas de seguridad arrojaron gases lacrimógenos a primeras horas del día en algunas urbanizaciones del oeste, para dispersar a vecinos que intentaban colocar barricadas en las avenidas principales. Las autopistas en el arranque del día lucían despejadas, añadieron los testigos.

“Tengo siete obreros y les voy a pagar el día. No importa perder una jornada de trabajo si estamos perdiendo un país. Me sumo al paro para rescatar lo poco que nos queda de él, para aumentar la presión”, dijo Omar, de 34 años, dueño de una pequeña empresa constructora del sureste de Caracas.

No obstante, confrontado también a una fuerte presión internacional para que desista de su proyecto, el mandatario asegura que la Constituyente irá contra viento y marea “por la paz y recuperación económica” del país.

Redacción

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s