portada-sacerdotes-asesinados

Ciudad de México, México (20 de septiembre de 2016).- El Fiscal General de Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, indicó que los sacerdotes asesinados estuvieron conviviendo y tomado bebidas embriagantes con sus asesinos.

“En este caso víctimas y victimarios se conocían, estaban conviviendo, estaban tomando alcohol”, y puntualizó que el crimen fue más bien una discusión al calor de las copas que derivó en el robo de 5 mil pesos, de un vehículo propiedad del sacerdote y de una segunda unidad que un empleado del ayuntamiento de Poza Rica prestaba a los curas y el asesinato.

Y aclaró que el asesinato no tuvo nada que ver con el crimen organizado, y reiteró que continuarán con las investigaciones.

Redacción