Ciudad de México, México 19 de agosto de 2016-. Policías federales heridos durante el enfrentamiento de Nochixtlán, contaron a diputados y senadores integrantes de la Comisión de Seguimiento al enfrentamiento en Oaxaca, su versión de aquel 19 de junio.

caso nochixtlan portada

La presidenta de la Comisión, Mariana Gómez del Campo, manifestó su interés en que pronto puedan acudir a Nochixtlán, y rechazó que la visita de los legisladores a la comunidad sea una provocación para la población.

 “Queremos escuchar a la gente, tal y como escuchamos hoy a fuerzas federales, elementos de la Gendarmería, queremos escuchar a la otra parte, a la población civil, queremos escuchar su versión de los hechos, nos resulta muy importante como Comisión hacerlo. Aquí no buscamos provocar a nadie, de hecho hemos hecho un esfuerzo muy fuerte para que el tema se politice lo menos”.

Durante la reunión del jueves, tres policías federales narraron cómo vivieron los enfrentamientos que dejaron un saldo de ocho personas muertas y cientos de heridos, 96 de ellos uniformados.

El policía José, nombre adoptado para proteger su identidad, relató que llevaba un año Comisionado en Oaxaca por parte de la Policía Federal. En la retirada, recibió un impacto de petardo en la pierna derecha y los manifestantes lo golpearon y despojaron de su escudo y equipo antimotin.

“Querían perdernos fuego. Soy arrojado a una unidad (vehicular). En todo momento me están golpeando y no dejan de insultarme. Minutos después llega mi otra compañera la cual también es arrojada al vehículo y también estaba mojada con gasolina”, relató sobre los dos angustiosos días que fue privado de su libertad.

José sufrió traumatismo craneoncelfálico, edema en los dos ojos, esguinces en ambos tobillos, fractura de mano derecha y tabique nasal y más lesiones. Él y otra persona fueron parte de un intercambio por dos pobladores de Nochixtlán detenidos durante el operativo para liberar la carretera. Así recuperaron su libertad.

Para Juan, el operativo para recuperar la vialidad en la carretera Oaxaca México se encontraron con civiles armados con machetes y cohetes.

En Hacienda Blanca fue sorprendido por varias personas encapuchadas. Lo golpearon y casi le amputaron la mano con un machete.

Durante las cuatro horas que estuvo privado de su libertad recibió constantes amenazas de muerte. Un pequeño grupo de personas de los mismos pobladores se apiadaron de él y lo rescataron permitiéndole escapar acompañado en una motocicleta.

Los pobladores fueron manipulados, manipulados drásticamente con otros fines, advirtió Eduardo, pues aseguró que estaban como sin saber que estaban lacerando bienes de terceros.

“En eso no se ponen a pensar. La manipulación, no sé si son con fines de lucro, pero yo digo que los líderes que hicieron esa manipulación sobre la gente se les salió de control, sí”.

Luisa contó con voz entrecortada su versión de lo ocurrido en el operativo.

Relató que avanzaron a pie para llegar a Nochixtlán y se encontraron con que los manifestantes tenían secuestrados varios tráilers y recibieron a balazos a los uniformados, donde algunos policías resultaron lesionados.

“Continuamos, empezaron a llegar más pobladores nos siguieron aventando piedras, cuetes, de esas botellas que les llaman bomba molotov, que tienen canicas, y seguíamos ahí conteniendo la agresión. Ya había heridos de cohetones en los pies y seguimos ahí cuando al aire escuchamos desde temprano, serían como las 8, 8:30, balas al aire. Empezaron ellos a lanzar balas, se escuchaba lejos. Nos quedamos sorprendidos porque no esperábamos que nos recibieran así”

Corrió, pero el caos se apoderó de todo y cuando quiso reaccionar ya estaba en manos de los pobladores.

 “Eran muchos, eran como 10 los que me empezaron a jalar.Cuando me jalan, yo veo cómo cae el compañero de mi otro lado y con todo le daban y a mí también, en ese momento con palos, patadas. Fueron y me echaron gasolina. Uno de ellos les gritaba que yo era mujer. No sé cómo se dio cuenta porque yo traía todavía mi equipo, pero ni así les importó. Ellos siguieron”.

Tras escuchar las declaraciones, diputados lamentaron la violencia provocada por intereses políticos y económicos.

 “Lamento que gente irresponsable, sin escrúpulos, haya usado y siga usando a los ciudadanos mexicanos y ciudadanas mexicanas, y al gobierno de la República, a los gobiernos de los estados y municipios para un problema, más que de lucha social, personal o de intereses de grupo. Me parece que ese el momento de llamar a las y los mexicanos para buscar la paz y la tranquilidad”, dijo la senadora Hilaria Arvizu.

Pero, el senador Fidel Demedicis tomó partido por los activistas y manifestó sus prejuicios contra los uniformados.

 “Los que hemos tenido que enfrentarlos a ustedes, siempre rogamos que no nos ataquen, que somos pueblo; pero bueno, entiendo que reciben instrucciones muy concretas de hacerlo (…) Al compañero de la Gendarmería, sí me gustaría saber quién es su mando y si usted o los otros ya llevaban armas y qué tipo de armas llevaban”.

En ese momento la presidenta de la Comisión interrumpió la participación del perredista para pedirle que no se victimizara a los policías heridos.

“No sólo queremos saber quién jaló el gatillo, no sólo queremos saber quién dio el toletazo, no, queremos saber quién dio las instrucciones concretas y qué tipo de concretas dieron”, reiteró Fidel Demedecis.

Uno de los uniformados señaló que se les había dado la instrucción de acudir en apoyo, ya que el operativo que se estaba llevando a cabo de liberar las vías generales de comunicación en ese tramo carretero de Nochixtlán.

¿Usted llevaba armas?, cuestionó Demédicis.

 “Después de que se empezaron a recibir y a haber heridos por armas de fuego, sí hubo una instrucción de que una pequeña parte del personal que acudiría llevara su equipo táctico”, respondió el policía.

-Insisto, ¿usted llevaba arma?

-¿Yo llevaba arma? Sí.

-¿Qué tipo de arma llevaba?

-Yo llevaba mi pistola.

-¿Qué calibre?

-Nueve milímetros.

-¿La accionó?

-¿La accioné? Sí, la tuve que accionar.

“Somos una comisión de seguimiento a los hechos ocurridos en Nochixtlán, Oaxaca. No somos una comisión de investigación y yo lo he dicho en muchos de los foros, no somos Ministerio Público”, medió la senadora Gómez del Campo.

“Lo que tendríamos que preguntarnos es quiénes, lo que ya se ha dicho en otras ocasiones, quién está atrás de esto movimientos; quién los estimula; quién los financia, quién los promueve y eso también seguramente hay que preguntar y hay que ponerlo en la mesa, porque pareciera que alguna agente se alegra de lo mal o de estos actos de dolor que suceden en el país y que algunos se benefician políticamente también”, insistió el diputado Francisco Escobedo.

 “Es muy lamentable lo que ha pasado, que mexicanos enfrenten a mexicanos. Me parece que es algo de lo cual debiéramos sentirnos, de alguna manera, todos responsables, porque finalmente no hemos generado las condiciones para que este tipo de cosas no ocurran”, remató el diputado René Cervera.

Ángel Gallegos ( @gallegoso)