Ciudad de México (28 de julio de 2016).- National Geographic dio a conocer una nueva especie de ballena de siete metros de largo, perteneciente al género de Berardius, misma que cuenta con dos pares de dientes y un hocico similar al de los delfines.

Sin embargo, hasta el momento los expertos no han visto un ejemplar de estos con vida; el descubrimiento llegó a ellos en 2014 arrastrado por las olas hasta la isla St. George, en Alaska.

Un joven profesor de biología encontró un cadáver semienterrado en la arena y su amigo investigador dijo que era una ballena picuda de Baird (Berardius bairdii), la especie más grande de zifio.

La ballena picuda de Baird llega a medir 12 metros y suele pesar cerca de 11 toneladas. Este animal medía 7,3 metros y no tenía pinta de ser una cría, pues sus dientes estaban viejos y amarillentos (una característica típica de la edad). Además tenía la piel muy oscura y la aleta dorsal demasiado grande y flexible en comparación con dicha especie.

No es la primera vez que alguien las confunde. Los balleneros japoneses distinguen tradicionalmente entre dos formas de ballena picuda de Baird: la común, de color gris pizarra, y una más pequeña y rara de color negro.

Después de rastrear la cuenca del Pacífico y analizar muestras de ADN de 178 ballenas, los científicos concluyeron que estaban ante una nueva especie de cetáceo.

Hasta ahora sólo conocíamos dos especies en el género Berardius, la mencionada ballena picuda de Baird y la ballena picuda de Arnoux (Berardius arnuxii), que vive en el océano Antártico. El hallazgo indica que hay una tercera especie de Berardius en el Pacífico Norte.