Ciudad de México (16 de junio de 2016).- Todos los automóviles nuevos en Alemania, a partir del año 2030, deberán ser eléctricos, según dispondrá un oficial del gobierno de ese país, con para ponerle fin a los motores que generan emisiones.

Esta decisión forma parte del plan del gobierno alemán para reducir drásticamente las emisiones de monóxido de carbono, mismas que quieren reducirlas entre un 80 y un 95% para 2050.

El sector tiene cinco años para reducir 10 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono de los 165 millones que emite actualmente cada año; para 2030, todos los vehículos nuevos que se vendan deberán tener cero emisiones, o sea, deberán ser eléctricos.