Florida, Estados Unidos ( 12 de junio de 2016)-.  50 personas han muerto y 53 han resultado heridas -algunas en estado crítico- en un ataque ocurrido en el club nocturno Pulse de Orlando Florida, Estados Unidos.

Un hombre armado se atrincheró en el local abarrotado y ha disparado indiscriminadamente en el que es el peor tiroteo de la historia de  Estados Unidos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sospechoso, que portaba un fusil de asalto y una pistola, ha sido abatido en un enfrentamiento con la policía.

“Nuestros agentes dispararon al sospechoso”, ha afirmado el jefe de la Policía de Orlando, John Mina, en una rueda de prensa. El agresor ha sido identificado como Omar Mateen, estadounidense de origen afgano, según varios medios.

Omar Mateen es el supuesto autor de la masacre en Orlando.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mina, que ha explicado que se han recuperado del lugar de los hechos una pistola y un rifle de asalto AR-15, indica que todavía es pronto para saber cómo el sospechoso entró armado al club de homosexuales y cómo se inició el tiroteo. El jefe de Policía precisa que hubo comunicación durante tres horas con los rehenes, pero no ha dado más detalles al respecto.

“Al menos nueve agentes estuvieron implicados en el tiroteo del sospechoso. Un agente resultó herido, pero parece que el casco (de fibra sintética) salvó su vida”, ha explicado Mina, que destaca que el supuesto tirador estaba “organizado y bien preparado”. En este sentido ha apuntado que el sospechoso llevaba un “artefacto” y “posiblemente” tenía otro “en su automóvil”.

Ricardo, uno de los clientes que se encontraba en el interior de dicho club, frecuentado por homosexuales, ha explicado en RNE que el local estaba muy lleno cuando escucharon los disparos, y que entonces se tiraron al suelo. En una pausa de la ráfaga de tiros, se levantaron y salieron corriendo por la parte de atrás.

“Escuchamos los disparos y nos echamos al suelo, en una pausa salimos corriendo”

Investigan posible vinculación con el Estado Islámico

Mateen llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencia 911 y declaró su lealtad al grupo terrorista Estado Islámico (EI), según ha informado informó el canal NBC News. De acuerdo al medio estadounidense, las autoridades tienen registrada una llamada de Mateen en la que declaró su lealtad al grupo terrorista.

El FBI ha anunciado que se están investigando los hechos como un “acto terrorista”. En declaraciones posteriores, el presidente Barack Obama ha calificado el atentado como un “acto de odio y terrorismo”.

El padre del sospechoso, Mir Seddique, ha descartado los motivos religiosos y apunta a la homofobia. “Esto no tiene nada que ver con la religión”, ha dicho.

La exmujer del atacante también ha declarado que era una “persona inestable” y que le golpeaba.

El congresista demócrata por Florida Alan Grayson ha dicho en una conferencia de prensa que no hay evidencias de que haya otras personas o grupos relacionados con este suceso. El político explica además que agentes de policía se han desplazado a la casa del sospechoso para recabar información de sus computadoras, escritos y mensajes en las redes sociales.

El agente especial del FBI Ron Hopper ha pedido a las personas que acudieron al club y lo abandonaron antes de que se iniciase el tiroteo han solicitado que se pongan en contacto con las autoridades para tener más detalles de los sucedido. La agencia federal no cree que haya nuevas amenazas en la zona o en el país relacionadas con ese tiroteo.

Un crimen “muy horroroso”

El tiroteo ocurrió en torno a las 02.00 hora local (06.00 GMT), cuando el atacante se atrincheró con rehenes en el club, donde la Policía detonó una carga explosiva tras sospechar que podría haber una bomba.

Friends and family members embrace outside the Orlando Police Headquarters during the investigation of a shooting at the Pulse nightclub in Orlando, Florida

Foto de RTVE / Reuters 

Numerosos vehículos de emergencia acudieron a la discoteca y varias víctimas fueron evacuadas en ambulancias, mientras otras yacían fuera del local en el suelo ensangrentadas y atendidas por policías, según las imágenes emitidas por los medios locales.

El club nocturno Pulse, situado en el centro de Orlando, ha colgado en su pagina de Facebook poco después de conocerse el tiroteo un mensaje en el que pedía que todo el mundo saliese del local y corriese.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El jefe de Policía ha agregado que el suceso no guarda relación con el tiroteo que el pasado viernes acabó con la vida de la cantante Christina Grimmie, conocida por su intervención en el popular programa de televisión The Voice, al finalizar un concierto en Orlando.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Buddy Dyer, ha expresado su pesar por el “muy horroroso crimen” e instó a la población a “ser fuerte”. “Somos una comunidad fuerte y resiliente”, afirmó el alcalde en la rueda de prensa. En Orlando se ha decretado el Estado de Emergencia.

“Tan pronto tengamos información, actualizaremos a todo el mundo. Por favor, tengan a todo el mundo en sus oraciones mientras afrontamos este trágico evento. Gracias por sus pensamientos y amor”, ha escrito el club en Facebook.

El jefe de Policía ha precisado durante la rueda de prensa que el suceso se coloca entre los cinco más mortales del país.

Con información de Agencias