Ciudad de México (10 de mayo de 2016).- Un canadiense de 15 años de edad asegura haber descubierto las ruinas de una ciudad perdida maya en la selva, gracias a cartas astronómicas e imágenes de satélite de Google Earth.

William Gadoury es un apasionado de la civilización Maya y tras leer toda la información disponible sobre esta cultura, comenzó a preguntarse por qué algunas de las ciudades de esta antigua civilización se erigían lejos de ríos o masas de agua.

 

La respuesta le llegó después de analizar las imágenes de un códice maya que muestra 22 constelaciones conocidas por aquellos antiguos astrónomos.

 

Superponiendo las constelaciones a los mapas de Google Earth, Gadoury descubrió que la localización de las 117 ciudades conocidas del imperio maya se corresponden exactamente con la posición relativa de las estrellas en esas constelaciones.

Examinando más a fondo los datos, descubrió que a una de las constelaciones del códice le faltaba una ciudad. Investigando las imágenes de satélite de Google Earth en esa zona concreta, el joven descubrió una serie de marcas que parecen indicar estructuras artificiales bajo la densa vegetación de la selva.

Nadie había reparado en ellas antes por lo aislado de su ubicación y la gran cantidad de masa forestal que la cubre.

Un joven de 15 años descubre una ciudad maya perdida usando datos astronómicos y Google Earth

Según un diario de Montreal, Gadoury compartió su descubrimiento con científicos de la Agencia Espacial Canadiense de la que provienen muchas de las imágenes de satélite de Google Earth.

El Dr. Armand LaRocque, especialista en teledetección de la Universidad de New Brunswick, ha confirmado que las imágenes de satélite muestran marcas con formas geométricas que no concuerdan con ninguna formación natural.

Entre esas formaciones parece haber un conjunto de calles de entre 80 y 120 kilómetros cuadrados, 30 estructuras de gran tamaño y una pirámide de 86 metros.

De confirmarse el descubrimiento, sería la cuarta ciudad más grande del imperio maya. William Gadoury ya la ha bautizado en el idioma de esa antigua civilización: Se llamará K’aak Chi (Boca de fuego).