Ciudad de México (10 de diciembre de 2015).- Un sacerdote de Yucatán humilló a una joven quien celebraba sus quinceaños por no haberse confesado.

El sacerdote le jaló la nariz e intentó quitarle las pestañas aparentemente postizas; se trata del presbitero Manuel Leobardo Chuc Canté, vicario de la parroquia de Peto, al sur de Yucatán.

Ante los invitados de la quinceañera, el sacerdote Chuc humilló a la joven, y la regañó el lengua maya, e incluso le jaló la nariz e intentó quitarle una pestaña.

“Si yo te diera una bofetada ¿qué harían tus papás?”, dijo el sacerdote a la jovencita, y lo repitió tres veces según se observa en el video.