Ciudad de México (9 de diciembre de 2015).- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente atendió el varamiento de 23 delfines, ocurrido el pasado 7 de diciembre en Playa San Lázaro, litoral costero de Bahía de Ulloa, municipio de Comondú, Baja California Sur, logrando rescatar 7 ejemplares con vida, los cuales fueron llevados hacia aguas profundas.

Del total de ejemplares, 21 corresponden a la especie Delfín de dientes rugosos (Steno bredanensis) y 2 a Delfín común (Delphinus delphis), ambas listadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010,  en la categoría de Sujeta a protección especial (Pr).

Captura de pantalla 2015-12-09 a las 15.54.40

Dicha acción se realizó de manera coordinada por la Red de Atención a Varamientos de Mamíferos Marinos para las costas de BCS,  integrantes del Comité de Vigilancia Ambiental Participativa (CVAP) de “Bahía de Ulloa” acreditados por la PROFEPA y pescadores.

Toda vez que no se encontraron evidencias de afectación por artes de pesca y como lo establece el Protocolo  en la materia emitido por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), se recabaron evidencias  que ayuden a  determinar las posibles causas del varamiento.

Por tal motivo, se recolectaron tres de los 16 ejemplares muertos, mismos que fueron trasladados al Departamento Académico de Zootecnia de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), en la Ciudad de La Paz,  donde especialistas practicarán la necropsia correspondiente.

Además, se dio destino final al resto de los organismos muertos, al sepultarlos conforme lo establece el Protocolo de Atención para Varamiento de Mamíferos Marinos,  publicado en el Diario Oficial de la Federación el 17 de junio de 2014.