El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estados Unidos  (25 noviembre 2014)-.El área de Ferguson, en San Luis (Misuri), está bajo máxima alerta, con el FBI y la Guardia Nacional preparados para intervenir si las protestas convocadas para esta noche derivan en fuertes disturbios.

Por el momento se han podido ver imágenes de destrozos en vehículos y ventanas, mientras testigos aseguran que la policía del condado de San Luis ha comenzado a cargar con gas lacrimógeno contra los manifestantes que protestan al considerar injusto el veredicto. Sin embargo, los agentes defienden que solo es “humo” para dispersar las protestas.

Las protestas trascienden Ferguson y se extienden a Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Oakland y otras grandes ciudades del país.

En Washington DC, decenas de personas se reunieron para protestar afuera de la Casa Blanca.

Brown, de 18 años, murió el pasado 9 de agosto por disparos de un policía en circunstancias aún por esclarecer y con versiones contradictorias de la Policía y los testigos.

Darren Wilson, el policía que habría disparado al joven negro Michael Brown en agosto en Ferguson (EE.UU.), seguirá libre y sin cargos después de que un gran jurado haya concluido este lunes que no hay pruebas suficientes para imputarlo, según ha anunciado el fiscal del condado de San Luis, Robert McCulloch.

McCulloch ha hecho el anuncio mientras cientos de personas se congregaban en las calles de Ferguson a la espera de la decisión, que llega tras tres meses de investigaciones.

“El deber de un gran jurado es separar los hechos de la ficción”, ha señalado ante la prensa el fiscal, los miembros del jurado “han determinado que no hay razón suficiente para imputar al oficial Wilson”. McCulloch también ha señalado que esta decisión “no gustará a algunos”.

Tras escuchar la versión de 60 testigos, el gran jurado ha decidido que no existe “causa probable” para imputar al agente. Aunque continúa la investigación del Departamento de Justicia sobre si hubo una violación de los derechos civiles en un caso en el convergen dos debates clave: la discriminación racial y la violencia policial.

 

Obama: “Este caso “evidencia” los retos aún pendientes en el país”

En el sistema judicial de Estados Unidos el gran jurado decide si hay pruebas suficientes para presentar cargos contra una persona, por lo que tras su decisión el caso de Wilson queda cerrado por esta vía. Dicho jurado estaba compuesto por 12 personas, nueve blancos y tres afroamericanos, cinco mujeres y siete hombres y fue formado en mayo, tres meses antes del suceso.

Tras conocerse el dictamen del jurado, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha llamado a la calma, al tiempo que ha admitido que este caso “evidencia” los retos aún pendientes en una nación con una historia de discriminación racial.

En una declaración no prevista desde La Casa Blanca, Obama ha señalado que “hemos hecho grandes progresos en las relaciones raciales, he sido testigo de ello en mi propia vida, pero sigue habiendo problemas (…) La situación en Ferguson evidencia desafíos que seguimos teniendo como nación”.

La familia de Brown, “profundamente decepcionada”

La familia del joven, que ha manifestado encontrarse “muy decepcionada”, tambíen ha llamado a la calma tras la lectura del veredicto ya que entienden que “responder a la violencia con violencia no es la respuesta”.

En un comunicado, la familia ha expresado su frustración porque “el asesino de nuestro hijo no afrontará las consecuencias de sus actos”, aunque piden “respetuosamente que las protestas sigan siendo pacíficas”.

El gobernador de Misuri también ha hecho un llamamiento a la calma para tratar de contener posibles disturbios en las calles. Para esta noche están convocadas protestas en la avenida West Florissant de Ferguson, epicentro de las marchas de agosto que se saldaron con enfrentamientos

Agencias