SANLAZARO-movil

Foto: Especial

TEMPLO MAYOR, REFORMA 

NO CABE DUDA de que México es un país de leyes. A lo mejor no sirven para nada, ¡ah, pero qué chulas les quedan a los legisladores!

LA MÁS RECIENTE joya del marco jurídico nacional es la tipificación de la ordeña como delito grave. La idea no suena nada mal… hasta que se lee lo que aprobaron en San Lázaro.

PESE A QUE Pemex pierde al año 15 mil millones de pesos por el robo de combustible, los diputados se pusieron creativos y decidieron que no es lo mismo robarles poquito a los mexicanos que robarles mucho.

6e09d3e759b0a11a49554495964c3b45

Foto: Especial

JAQUE MATE, SERGIO SARMIENTO 

“La pasión por la destrucción es alegría creadora”.

Mijaíl Bakunin

PUEBLA.- ¿A quién hicieron daño los encapuchados que este 5 de noviembre quemaron un autobús y la estación del Metrobús de Ciudad Universitaria? ¿Al gobierno federal o al capitalino? ¿A los responsables de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa? No, el daño fue a los estudiantes y empleados de la UNAM, así como a la gente trabajadora que quería llegar a sus hogares la noche de este miércoles.

2797154859_9f74368c5a

Foto: Especial

BAJO RESERVA

Serias acusaciones lanza al aire la corriente perredista de Los Chuchos, en su afán por desmarcarse de las críticas que su grupo Nueva Izquierda ha recibido por haber escogido como candidato a la alcaldía de Iguala a José Luis Abarca, que hoy se encuentra preso, acusado de cuatro asesinatos previos al caso de los normalistas de Ayotzinapa, denunciados desde 2013 por otros líderes del partido. Los Chuchos consideran que en el grupo de jóvenes que persiguió y agredió verbalmente a Jesús Zambrano la noche del martes en Ciudad Universitaria no necesariamente eran alumnos de la UNAM, sino que se trataba de células del ERPI o de algún cártel de la droga. Guadalupe Acosta Naranjo, también ex presidente del PRD, dijo que el ERPI se ha lanzado contra Nueva Izquierda, en lugar del poder burgués. La acusación es muy seria. Los amarillos estarían hablando de que existe una narcoguerrilla y que se infiltró en la UNAM. ¿Tendrán las pruebas o ya no saben dónde esconderse?

016o1pol-1

Foto: La Jornada

ASTILLERO

La aparición en escena de José Luis Abarca y su esposa agotó la baraja argumental de Los Pinos y aceleró la percepción muy extendida de que es imposible que el gobierno federal desconozca a estas alturas el destino de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala.

Hasta ahora lo único que ha logrado el aparato federal peñista es demostrar de manera irrefutable una incapacidad operativa, e incluso narrativa, correspondiente a niveles ínfimos, grotescos, tragicómicos. Esa incapacidad puede provenir de las propias fallas y taras del equipo gobernante o de una pretensión macabra de ir dosificando la información del caso ante la gravedad de desenlaces sabidos con toda anticipación, tal vez desde los primeros días posteriores a los hechos.

María-Elena-Morera

Foto: Especial

DUDA RAZONABLE, CARLOS PUIG

Ayer, junto con Francisco Rivas —el mismo que hace poco más de un año intentaron “descalificar” desde Gobernación por dar a conocer cifras de seguridad poco optimistas—, María Elena Morera vino a En15 en Milenio Tv.

Me sorprendió su arranque.

“Siempre vengo con muy buen ánimo, siempre quiero ser optimista; pero esta vez estoy triste, decepcionada, me da asco que no lo podamos solucionar. Que desaparecen 43 personas y no pasa nada. Que se desnude la injusticia, corrupción y simulación”.

Y me adelantó algo: “Nosotros en Causa en Común no firmaremos, no iremos a ningún pacto, no asistiremos a ningún acuerdo mientras no se encuentren a los 43 muchachos desaparecidos, hasta que no sepamos qué les pasó”.

“Lo que nos faltó en todos los demás pactos fue la corrupción. La corrupción es la raíz de todo esto”, me dijo María Elena Morera.

Creo que tiene razón.