Kansas City, Estados Unidos (29 octubre 2014).-  Madison Bumgarner salió del bullpen y lanzó cinco innings de un relevo casi perfecto, Pablo Sandoval anotó un par de carreras y los Gigantes de San Francisco doblegaron el miércoles 3-2 a los Reales de Kansas City en un vibrante séptimo juego de la Serie Mundial.

Al ganar por octava vez consecutiva en un partido con la soga en el cuello, San Francisco se proclamó campeón por tercera vez en cinco temporadas, las anteriores fueron en 2010 y 2012.

En un duelo en el que ambos abridores no duraron nada en el montículo, los mánagers Bruce Bochy y Ned Yost protagonizaron un mano a mano con su bullpens.

Y Bochy tenía la mejor arma a su disposición, la del espigado zurdo de 25 años que se anotó su tercera victoria de este Clásico de Otoño para ser consagrado como el Jugador Más Valioso.

Luego que el jardinero central Gregor Blanco pifió al tratar de recoger un sencillo bateado por Alex Gordon, Bumgarner forzó a Salvador Pérez a que elevara de foul al tercera base Pablo Sandoval para el último out.

Foto: Agencias

En el que quizás fue su último juego con los Gigantes, el venezolano Sandoval se fue de 3-3 y anotó dos carreras. Sandoval puede declararse agente libre en los próximos días.

El pitcher entró hoy como relevista en la quinta entrada y no permitió ni una carrera a los Reales, que buscaban su primer título en 29 años.

“No pensaba en nada, sólo en conseguir outs. Por suerte las entradas fueron rápidas”, dijo Bumgarner, la gran estrella de las Series Mundiales.

El lanzador aseguró que entrar como relevista en lugar de como inicial “fue diferente”. “No tuve tiempo y fue difícil soltarse”, aseguró sin rastro de cansancio pese a haber lanzado nueve entradas el domingo, en las que no cedió tampoco ni una carrera.

Bumgarner ya había sido clave en los triunfos en el primer y quinto partidos, en los que fue abridor. Hoy cedió un sencillo de inicio y luego retiró a los 14 bateadores siguientes. Para cuando entró al juego, San Francisco ya tenía una ventaja de 3-2 que el lanzador se encargó de cerrar.

El pitcher de 25 años sólo ha concedido una carrera en 35 entradas en Series Mundiales para un microscópico 0.26 ERA. Es el lanzador con más entradas de la historia en unos playoffs (51 1/3).

Por trigésimo séptima vez en la historia y segunda ocasión en cuatro años, la Serie se extendió al máximo de siete juegos.

El foco de atención debió estar puesto en los dos pitchers abridores, Tim Hudson por los Gigantes contra Jeremy Guthrie de los Reales. Pero la gran expectativa apuntó a lanzadores que estarán en el bullpen.

Shields, quien cayó derrotado en sus dos enfrentamientos previos ante Bumgarner, también se declaró listo para aportar: “”Estoy preparado para cualquier cosa que el mánager quiera”.

Por trayectoria, Hudson contaba con mejores credenciales que Guthrie y lo ideal para los Gigantes es que su derecho cubra por lo menos los primeros tres innings.

Como sea, tenían que mantener el juego cerrado, sin que se produjera otro desastre de siete carreras en contra, como ocurrió el martes en el sexto partido.

En cuanto a la historia, el equipo de casa ha ganado el séptimo juego en 19 de las 36 ocasiones que se disputó. Los Piratas de Pittsburgh de 1979 fueron los últimos en ganar de visita el séptimo, y desde entonces la marca de los locales es de 9-0.

Otro aspecto es que los últimos ochos equipos anfitriones que ganaron el sexto para empatar la serie también ganaron el séptimo. San Francisco fue una de esas víctimas, en 2002.

El último visitante que perdió el sexto y se recuperó en el siguiente para coronarse fueron los Rojos de Cincinnati al vencer a Boston en el Fenway Park, en 1975.

¿Extra innings?

Las ediciones de 1924, 1991 y 1997 se fueron más allá del noveno y en cada una el equipo de casa ganó. Además, en 1960 y 2001, el local dejó tendido al rival con hits memorables en la baja del noveno. El jonrón de Bill Mazeroski para Pittsburgh contra los Yanquis en 1960 constituye la única vez que un séptimo partido del clásico acabó con un cuadrangular. Un sencillo de Luis González ante Mariano Rivera le dio el título a los Diamondbacks sobre los Yanquis en 2001.

En ese séptimo juego de 1975 que ganaron los Rojos, la carrera decisiva fue anotada en la alta del noveno tras un sencillo de Joe Morgan con dos outs.

“Es un séptimo juego. ¿A quién no le gustaría estar en un momento así?”, destacó Pablo Sandoval, el tercera base de los Gigantes.

Agencias