CIUDAD DE MÉXICO. 7 de julio de 2022.- El expresidente Enrique Peña Nieto aseveró que podrá aclarar cualquier cuestionamiento sobre patrimonio, luego de que esta mañana se diera a conocer que es investigado por la Fiscalía General de la República por supuestas operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Por medio de su cuenta en redes sociales, el exmandatario compartió dos mensajes en relación a lo señalado por el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Pablo Gómez.

Peña Nieto refirió que demostrará la legalidad de los recursos que según al UIF ascienden a operaciones por 26 millones de pesos provenientes de dos empresas familiares.

Pablo Gómez enunció de que derivado de las facultades con que cuenta la Unidad de Inteligencia Financiera, se realizó un análisis de los reportes financieros y avisos de quienes realizan actividades vulnerables, a través de los cuales se detectó un esquema donde el expresidente de la República obtuvo beneficios económicos.

En este esquema se observó que el exmandatario, por medio de transferencias internacionales, recibió 26 millones un mil 429 pesos 74 centavos, moneda nacional, de la siguiente manera:

El 21/08/2019, 16 millones ocho pesos con 20 centavos.

El 20/10/2021, cinco millones 702 mil pesos con 62 centavos.

El 29/10 de ese mismo año, 2021, cinco millones 718 pesos con 92 centavos.

Estos recursos fueron trasferidos por una familiar consanguínea desde una cuenta en México hacia España. Además, dicho familiar aplicó estas operaciones con un hermano del exmandatario al enviarle cheques por la cantidad aproximada de 29 millones de pesos.

La familiar consanguínea registró retiros por 189 millones 857 mil 108 pesos 16 centavos moneda nacional, y depósitos por la cantidad de 47 millones 523 mil 677 pesos 17 centavos moneda nacional, entre el año 2013 y el año 2022.

De los depósitos, se destaca la recepción de recursos en efectivo por 36 millones 333 mil 939 pesos con 31 centavos entre esos mismos años, en esos mismos años de 2013 a 2022.

Los depósitos mencionados resultan relevantes debido a que, al tratarse de operaciones en efectivo, no se conoce cuál es la fuente.

Aunado a lo anterior, se detectó que el expresidente tiene vínculos corporativos en dos empresas que identificamos, para efectos de esta nota, como empresa A y empresa B, respecto de las cuales se fijaron irregularidades fiscales y financieras.

En el caso de la empresa A, se advirtió que el exmandatario comparte la calidad de accionista con familiares consanguíneos que realizan operaciones por montos elevados. Se trata de una empresa familiar existente desde antes de que este expresidente fuera presidente.

Particularmente la empresa A le deposita a un accionista y familiar una cantidad aproximada de 35.9 millones, quien a su vez retorna a la misma empresa aproximadamente 22.8 millones.

Por otra parte, la empresa B fue constituida con el expresidente y familiares antes de que el expresidente fuera presidente, que esta tiene una relación simbiótica con una moral trasnacional, misma que se benefició de contratos del gobierno federal durante la administración del entonces titular del Ejecutivo.

Aunado a lo anterior, esta empresa es identificada como proveedor o prestador de servicios del gobierno durante el mandato del expresidente. En el año 2013 por un monto de 714 millones y pico, en 2014 por un monto de dos mil 126 millones y pico, en el 2015 por cinco mil 505 millones, en 2016 por 948 millones 799 mil, en 2017 por 991 millones y en 2018 por mil 246, para hacer un total en estos años de 10 mil 533 millones 499 mil 413 pesos con 48 centavos.

Aunado a lo anterior, la empresa B en el lapso comprendido de 2015 a 2021 envió 261 transferencias internacionales a Estados Unidos, Irlanda y Reino Unido por los siguientes montos: mil 557 millones 822 mil 839 pesos con 88 centavos moneda nacional y cuatro mil 942 millones 900 mil dólares de los Estados Unidos de América. Perdón, cuatro mil 942 millones… No, perdón, cuatro millones 942 mil 900 pesos, correcto. Dólares, perdón, dólares, cuatro millones 942 mil 900 dólares.

Asimismo, se identificó que la empresa B, en conjunto con una filial de la empresa trasnacional, tienen una cuenta en un banco con sede en la Unión Europea y a través de esta enviaron dos transferencias internacionales a Irlanda por un total de 164 mil 326 euros.

Quadratín