Borodyanka, Ucrania, 05 de abril de 2022.- La retirada del ejército ruso de las cercanías de Kiev está dejando paso a impactantes imágenes de las atrocidades cometidas durante el intento de ocupación de la capital ucraniana y sus alrededores, como en Borodyanka, según han podido comprobar los equipos de RNE y TVE desplazados en la zona.

En esta pequeña localidad situada a unos 40 kilómetros de Kiev, cuando se recorren las aldeas de la zona el testimonio de los vecinos se repite. Nos dicen que los soldados rusos disparaban indiscriminadamente a la gente.

Y es que la masacre de Bucha podrían ser solo la punta del iceberg de las atrocidades que están cometiendo las tropas de Putin en la guerra de Ucrania.

En Borodyanka el horror parece repetirse, tal y como ha comprobado el enviado especial de RNE Fran Sevilla. Allí la situación es similar a la de Bucha, donde las imágenes de la masacre con cientos de cadáveres por las calles han conmocionado al mundo.

Ahora, las autoridades del país ucraniano alertan de que otras ciudades de los alrededores de Kiev han sufrido masacres similares o incluso peores torturas, con ejecuciones de civiles, calles sembradas de cadáveres y barrios enteros reducidos a escombros.

Según el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, el número de víctimas puede ser aún mayor en esta ciudad, y denuncia que en muchas aldeas de los distritos liberados de las regiones de Kiev, Chernigov y Sumy “los ocupantes hicieron cosas que los lugareños no habían visto ni siquiera durante la ocupación nazi hace 80 años”.

Todos estos datos se empiezan a conocer ahora. Más de un mes después del inicio de la guerra en Ucrania y conforme se ha ido retirando el ejército ruso de la zona.

Borodyanka, una ciudad arrasada

Borodyanka es una ciudad arrasada con “un nivel de destrucción abrumador”. En esta localidad hay unos 200 cuerpos de civiles bajo los escombros de los edificios alcanzados por los bombardeos rusos, aunque también se observan otros por la calle y a las orillas de la carretera.

“El 24 de febrero fuimos la primera ciudad en ser bombardeada. Ahora estamos empezando a llevarnos los cuerpos porque los rusos no permitieron nosotros hasta cuando hubo la ocupación. Nos decían que podíamos evacuar pero le disparaban a todo el que salía a la calle, ponían carteles de quedarse en casa y dibujaban el símbolo de la ocupación por todos lados”, denuncia el alcalde de Borodyanka, Georgiy Erko, a la agencia de noticias italiana ANSA.

 Toda esta región al noroeste de la capital fue rápidamente ocupada por los rusos y ha sido uno de los últimos puntos de los que se han retirado.

Las fuerzas ucranianas liberaron la ciudad apenas hace dos días así que en sus calles todavía hay cadáveres sin recoger.

Las calles están prácticamente desiertas, en medio de un paisaje desolador de edificios y casas derruidas y bombardeadas.

Francotiradores disparaban a civiles, denuncia Ucrania

Los pocos habitantes que se quedaron aquí hablan del terror vivido. Relatan que han sobrevivido gracias a los sótanos que hay en algunas casas y siempre con mucho miedo a salir a la calle.

Además de la amenaza de tanques y artillería, los rusos desplegaron también francotiradores. En sus calles se pueden observar pintadas advirtiendo con mensajes de “no pasar, se dispara”.

Una vecina ha relatado como vio que un joven era abatido por un francotirador y su cuerpo quedó tendido durante días en la calle.

Por el camino para llegar desde Kiev hasta aquí se atraviesan pequeñas localidades y aldeas. En todas ellas se pueden apreciar los restos de los durísimos combates a lo largo de kilómetros y kilómetros de carreteras en los que la desolación se abre paso por una guerra sin precedentes.

RTVE