Ciudad de México, México (11 de Mayo de 2021).- Las autoridades mexicanas indicaron el lunes que los rusos han estado teniendo tantos problemas para producir la segunda dosis de la vacuna Sputnik V contra el COVID-19 que probablemente Rusia no podrá suministrar suficientes para las personas que recibieron la primera.

Es el anuncio más reciente de dificultades para producir la Sputnik, que el gobierno ruso ha estado prometiendo a otros países pero no ha logrado suministrarla en cantidades suficientes.

La Sputnik es inusual entre las vacunas contra el COVID-19 en que ambas dosis son distintas y no intercambiables.

La vacuna rusa utiliza una versión modificada del adenovirus que causa la gripe común con el fin de transportar genes de la proteína de pico del coronavirus y así preparar al cuerpo para que reaccione si llega a toparse con el COVID-19.

Esa es una tecnología similar a la de la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Pero a diferencia de la vacuna de dos dosis de AstraZeneca, el enfoque ruso utiliza un adenovirus ligeramente distinto para la segunda dosis de refuerzo.

El subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, dijo que los rusos han hallado que el primer adenovirus se desarrolla mucho más rápido que el segundo.

López-Gatell dijo que ahora los científicos rusos están pensando abandonar la idea de aplicar los dos compuestos distintos con varias semanas de diferencia y en lugar de ello dar una segunda dosis de refuerzo del primer compuesto luego de seis meses de aplicada la primera, un enfoque llamado “Sputnik Light”.

“Al paso de los meses se desfasó la cantidad de primeras dosis que se lograron fabricar con respecto a la cantidad de segundas dosis que se lograron fabricar, dijo López-Gatell.

El funcionario indicó que hay afirmaciones, las cuales aún no son validadas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de que la efectividad de la Sputnik Light podría ser de aproximadamente 80%.

Hasta ahora México sólo ha recibido 1,9 millones de dosis de la Sputnik de un total de 24 millones contratadas. Se ha visto obligado a apoyarse más en la vacuna de Pfizer, de la que ha recibido 10,6 millones de dosis, así como unas 10 millones de dosis de dos vacunas chinas. También recibió unas 4,6 millones de dosis de la de AstraZeneca.

México ha registrado más de 219,000 fallecimientos por COVID-19 confirmados con pruebas diagnósticas, pero el país realiza tan pocas que los cálculos del gobierno de muertes probables por esta enfermedad rondan ahora las 347,000.

Es el más reciente de una serie de reveses para la vacuna rusa.

En abril, autoridades reguladoras de Eslovaquia indicaron que no han recibido suficiente información sobre la vacuna Sputnik de parte de su productor para tener la capacidad de evaluar sus beneficios y riesgos.

El Instituto Estatal para el Control de Medicamentos de Eslovaquia dijo que aproximadamente el 80% de la información solicitada no había sido proporcionada. Dijo que la vacuna que recibió Eslovaquia era distinta de la Sputnik original de dos dosis que se considera efectiva en 91% y que parece prevenir que los individuos inoculados se enfermen gravemente de COVID-19, según un estudio publicado en la revista médica Lancet.

En la cuenta oficial en Twitter de la vacuna Sputnik V se afirmó que el organismo regulador de las medicinas en Eslovaquia “ha lanzado una campaña de desinformación contra la Sputnik V y planea provocaciones adicionales”.

En el mismo mes de abril, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil mencionó preocupaciones de seguridad al rechazar la solicitud de varios estados para importar casi 30 millones de dosis de la Sputnik.

El Consejo de Administración de esa agencia, compuesto por cinco personas, decidió unánimemente el lunes por la noche que faltaba información fidedigna requerida para aprobar las solicitudes de 10 estados, según un comunicado. La agencia, conocida como Anvisa, dijo que había fallas en todos los estudios clínicos del desarrollo de la vacuna y que faltaba información o era insuficiente.

En su comunicado, la agencia dijo también que los análisis indicaban que el adenovirus en que se fundamenta la vacuna tiene la capacidad de duplicarse, lo que podría provocar enfermedad o la muerte, en especial en aquellas personas con sistemas inmunológicos debilitados o problemas respiratorios. El fondo ruso que supervisa la venta de la vacuna a nivel global rechazó la acusación.

Rusia ha estado vendiendo activamente la Sputnik V en el extranjero a pesar de que se está aplicando con relativa lentitud en el país y que la capacidad de producción es limitada. Decenas de países han aprobado el uso de la Sputnik V, y muchos firmaron acuerdos con el Fondo Ruso de Inversión Directa que financió la vacuna con el fin de que se las envíen.

AP Noticias