Ciudad de México, México (06 febrero 2021).- La fiscalía de Tamaulipas, en el noreste de México, informó el sábado por la noche que ha identificado a otras nueve personas de origen guatemalteco entre las 19 víctimas de la masacre registrada el 22 de enero en la frontera con Texas, con lo que asciende a 14 la cifra de migrantes identificados.

Los cuerpos quemados fueron hallados en una camioneta calcinada en Camargo, en una zona que durante años ha estado marcada por las sangrientas guerras territoriales entre los restos del cártel del Golfo y el antiguo cártel de Los Zetas. En el lugar también se localizó otro vehículo incendiado, pero sin cadáveres y con placas del vecino estado de Nuevo León.

Además de los 14 guatemaltecos, la fiscalía estatal de antemano había identificado a otras dos personas de nacionalidad mexicana y presuntamente involucradas en el tráfico de migrantes.

Las autoridades indicaron en el comunicado del sábado que están a la espera de recibir información complementaria sobre los perfiles genéticos de los familiares de dos personas y muestras de ADN de los parientes de una tercera.

Las familias de los guatemaltecos, originarios del departamento de San Marcos, fronterizo con México, alertaron desde el principio que entre los fallecidos podrían hallarse sus seres queridos —10 hombres y tres mujeres_, pues habían perdido contacto con el grupo cerca del 21 de enero. Además, el traficante que los guiaba se había comunicado con alguno de ellos y les indicó que estaban muertos.

Las autoridades de Tamaulipas anunciaron esta semana el arresto de una docena de policías estatales que enfrentan cargos de homicidio, abuso de autoridad y falso testimonio. De forma paralela, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó sobre el cese de ocho de sus agentes por irregularidades aparentemente vinculadas con el caso.

El fiscal no explicó cuál fue el móvil del crimen, pero en México policías locales y estatales corruptos a menudo están a sueldo de los cárteles. Estas bandas del crimen organizado suelen cobrar a los traficantes de migrantes por cruzar sus territorios y secuestran o matan a migrantes que no hayan pagado o a quienes optaron por cruzar a través de grupos rivales.

El crimen revivió la masacre de 72 migrantes en 2010 cerca de la localidad de San Fernando, también en el estado de Tamaulipas. La posibilidad de que se repitiera una masacre de este tipo era una de las mayores preocupaciones del actual gobierno mexicano, que ante el reciente suceso garantizó que no habría impunidad.

AP